domingo, 17 de julio de 2016

EXCLUSIVA: LA FOTOGRAFIA DEL CRATER DE CADIZ ES UN BANCO DE ALGAS






Desde hace varias décadas se habla de un misterioso cráter submarino que, al parecer, existe en la costa de Cádiz. Todo comenzó en 1988, cuando el fotógrafo Joaquín Hernández realizó un misterioso descubrimiento, al inmortalizar un oscuro circulo sobre las aguas de la bahía de Cádiz, frente a Puerto Real.  Desde un principio se especuló que dicha imagen era sin duda la prueba de la existencia de una profunda depresión submarina en la zona. De hecho, investigaciones conducidas por el ufólogo gaditano Jesús Borrego determinaron que no era un hecho desconocido por los marineros del lugar, que en dicha costa, en un área donde la profundidad media oscila entre 4 y 5 metros, incluso algo menos de 1´50 metros (según qué zonas y altitud de la marea), existen lugares muy concretos y delimitados, donde sorprendente, la profundidad se eleva hasta los 25 metros. Lo curioso es que estas depresiones submarinas han sido objeto de múltiples polémicas y controversias, al ser relacionadas con los frecuentes avistamientos OVNIs que se producen en la zona.
La mítica fotografía obtenida por Joaquín Hernández en 1988, y que centró todas las miradas en este lugar concreto de la costa gaditana.





Hasta la fecha se había creído que la mítica fotografía de Joaquín Hernández era una evidencia de la realidad de las depresiones submarinas. Sin embargo, la verdad es bien distinta. La imagen, en realidad, recoge un curioso banco de algas, denominadas “Caulerpa prolifera” que han tomado la curiosa y enorme forma circular (unos 300 metros), que aparece en las citadas fotografías (acompañada de dos pequeñas circunferencias también formadas por algas del mismo tipo). De hecho, estas algas se encuentran muy cerca de donde se hallan las depresiones submarinas pero, bajo ellas no existe ningún cráter ni oquedad profunda.
En realidad la imagen recogía un banco de algas existente en la zona muy cerca de las depresiones submarinas, lo que hizo que todo el mundo pensara que se trataba de la prueba fotográfica de las mismas.




Todo se ha debido a un cúmulo de "casualidades" que ha llevado a pensar que este banco de algas, por su curiosa y oscura forma, y por su proximidad a los hoyos submarinos se trataba de un enorme cráter. Además es llamativo, que una de las grandes oquedades de la zona tenga una medida muy similar a la mostrada en la fotografía por las algas, alrededor de 300 metros. Además, para acrecentar la equivocación, el citado banco de algas apenas ha sufrido modificaciones en los últimos 28 años.
Sin embargo, este descubrimiento no resta ni un ápice de curiosidad a las grandes depresiones que se hallan en la zona, y de las que dicen, están vinculadas, desde hace muchos años a múltiples fenómenos extraños, incluido las apariciones de OVNIs, que han podido ser observados hasta por militares españoles…






JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada