viernes, 1 de enero de 2016

EL ENIGMA DE LAS MISTERIOSAS RODADAS SUBMARINAS EN BARBATE

.
.
.





"Voy de sorpresa en sorpresa. En estas nuevas correrías tras los casos de OVNIs en Andalucía he conocido uno que, o mucho me equivoco, o se trata de algo único en el mundo". Así empezaba un sugerente reportaje el escritor Juan José Benítez, en la década de los ochenta, cuando conoció los pormenores de un suceso nada convencional dentro de la literatura ufológica. La historia nos remonta al 27 de junio de 1980, cuando Ildefonso Rubio, trabajaba como hombre rana en la localidad gaditana de Barbate en una almadraba.
.

Ildefonso Rubio, un trabajador de las profundidades que se topó con unas huellas insólitas impresas en la arena. (Cortesía J.J Benítez)..





El joven buceador se dedicaba a la revisión de la compleja trama de redes que conforman este arte de pesca milenario para evitar que los cables se liasen y las anclas se movieran, así como supervisar cualquier tipo de anomalía que no pudiera ser observada desde la superficie. Aquel día de verano se topó bajo las aguas de Barbate con un autentico enigma impreso en el fondo marino. "Llegue al fondo -comentó Ildefonso al autor de la exitosa saga de los Caballos de Troya- y me dedique a repasar las anclas, el arte y los grandes cables que mantienen tensas estas gigantescas telas de araña. Y de pronto vi aquello. Al principio no me fije. Pero al avanzar... no había posibilidad de error. Allí, en el fondo del Estrecho, había dos rodadas. A unos 47 metros de profundidad. Me extraño tanto que me coloqué sobre las huellas y las toqué incluso, tenían forma de media luna o arcos. Eran dos franjas perfectamente paralelas. Idénticas a las que dejan las cadenas de los carros de combate o los tractores oruga".
.
El buzo se colocó sobre las huellas para observarlas mejor.
.




"La anchura total oscilaba entre tres y cuatro metros. Cada rodada, individualmente, podía medir mas de medio metro. En total nade unos doscientos metros, al comprobar como "aquello" se perdía en dirección Este, mas o menos hacía Zahara, di media vuelta y regrese a la almadraba. Aquel vehículo o lo que fuera iba sorteando todos los obstáculos propios de la almadraba. Desde las grandes anclas a los cabos, amarras etc...". Nuestro protagonista no podía describir mejor la situación. Allí a mas de 40 metros de profundidad unas extrañas huellas denotaban la presencia de un vehículo submarino, que con una habilidad pasmosa, había logrado pasar sin dañar la enmarañada trama de redes. Algo realmente dificultoso. Fuese lo que fuese, el artefacto tenía gran movilidad en el terreno y el hábil "piloto" se había metido en un autentico laberinto saliendo airoso.
.

Aquello, fuese lo que fuese había sorteado con extremada habilidad el complejo de la almadraba. (Cortesía J.J Benítez)
.
.



Durante al menos 200 metros el submarinista gaditano siguió las sinuosas huellas en la profundidad marina. Ademas lo mas irritante de la escena, en aquel sonoro silencio, era que las huellas parecían recién impresas. Aquello, fuera lo que fuese acababa de pasearse por la escena que contemplaba nuestro buzo. El propio Juanjo Benitez me confirmaría que, desde las primeras entrevistas, el joven buzo le comentó lo anómalo de las huellas, que parecían vaciadas con una "especie de cuchara", dándole un aspecto de "media luna". Algo inconcebible y nunca vuelto a ver por Ildefonso Rubio en la zona en años posteriores...
"El submarinista -decía Benítez en su clásico articulo publicado en el Diario de Cádiz- hombre pragmático que solo cree en lo que ve, todavía no ha logrado encontrar una explicación lógica a estas desconcertantes rodadas bajo el mar. Por mi parte y a pesar de las consultas realizadas, entre pescadores del Golfo de Cádiz y entre personal amigo de la armada con base en San Fernando y Rota, tampoco he podido arrojar luz sobre el extraño hallazgo. Ningún submarino, por supuesto, deja semejante rastro bajo el mar. Tampoco los diminutos batiscafos y mucho menos el "rosario" de una draga" .



La envergadura total del "artefacto" era de unos 4 metros. (Cortesía J.J Benítez).
.




"Según dibujó Ildefonso Rubio Varo, -continúa Juanjo Benítez- las referidas rodadas estaban formadas por una sucesión de "arcos" o "medias lunas", perfectamente paralelos entre sí y de unos cuarenta centímetros de diámetro. Dichos "arcos", nítidos, se prolongaban en una doble hilera, con una separación de diez centímetros entre "arco" y "arco". Y a cosa de dos metros, una segunda rodada, idéntica y en paralelo a la ya descrita. Las huellas, por tanto, tenían una anchura total de cuatro metros, más o menos".


Realmente aquello era muy extraño, las rodadas circulaban entre las redes evitando y sorteando todos los obstáculos, que no eran pocos... (Cortesía J.J Benítez).






Ildefonso comprobó que aquellas huellas continuaban hasta persderse en alta mar. Ni en la lejanía pudo apreciar ninguna máquina, pese a que las huellas parecían muy recientes. De las medidas aportadas por el testigo se supone que el vehículo debía de tener al menos los cuatro metros de ancho y no mas de tres metros de largo, teniendo en cuenta la extrema dificultad de los movimientos realizados, ya que una envergadura mayor podía entorpecer la maniobrabilidad en un fondo marino tan plagado de obstáculos.





¿SUBMARINOS ESPIAS?
Por su parte, algunas voces discrepantes con las conclusiones del navarro apuntaron a que todo el incidente fue provocado por un submarino-espía soviético y que nada de misterio había en el suceso de las huellas submarinas. Sin embargo el propio Benítez aclaró la mas que hipotética participación de un vehículo anfibio en unas maniobras secretas en las costas de Barbate. Para ello se dirigió al consulado de la antigua URSS en Madrid, donde según refiere el Juanjo Benítez los "rusos negaron rotundamente que se hubieran aproximado a la citada costa de Barbate en junio de 1980. Así me fue aclarado por el agregado militar de la embajada de la Federación Rusa, coronel Alexander Bondarev, tras cursar la correspondiente petición oficial. Cuando me entrevisté con él en Madrid, su pregunta fue definitiva: "¿Y qué interés militar puede tener una almadraba para nosotros?"


El caso parecía resuelto a la primeras de cambio según las indagaciones de algunos investigadores gaditanos. Un extraño y desconocido vehículo submarino ruso fue el acusado de ser el responsable de las susodichas huellas. Se trataría de un prototipo dedicado al espionaje internacional. Aunque la vía abierta era muy interesante había que contrastarla con mayor información, y sobre todo aportando alguna imagen del "artefacto" en cuestión... (Cortesía J.J Benítez)
.

Hasta hace mas bien poco, la información sobre las operaciones encubiertas efectuadas por la marina soviética era un gran secreto de estado. Sin embargo poco a poco con el transcurrir de los años se fueron filtrando datos. Así se supo que los mini-submarinos rusos, dedicados a tareas de espionaje a lo largo, ancho y profundo de los océanos no parecían tener nada en común con las huellas halladas en Barbate. La imagen pertenece al célebre episodio protagonizado por el batiscafo ruso AS-28, que en agosto de 2005 tuvo que ser rescatado cuando se temía por la vida de sus 7 tripulantes que habían perdido el control del ingenio a centenares de metros de profundidad, precisamente atrapado por varios cables submarinos. La ayuda internacional prestada al gobierno de Putin permitió salvar la vida de toda la tripulación..








Esta singular tesis sobre espionaje subacuático se basaba en parte en un reportaje publicado por el Diario de Cádiz (1983) que aseguraba, en contra de las apreciaciones de nuestro Gobierno, que minisubmarínos soviéticos operaban en la zona del Estrecho de Gibraltar desde hacía al menos 10 años.


Otra imagen de un batiscafo de bolsillo de la antigua CCCP.
.

Los mini-submarinos de la clase Sever permanecieron durante décadas en el mas absoluto secreto.
.

El submarino Argus tampoco parece ser el responsable de las misteriosas huellas de Barbate..

Evidentemente ninguno de estos batiscafos podía rodar por el suelo..

Un buen sospechoso podría ser el curioso robot el MKT-200, que era capaz de deambular por el fondo marino pero supervisado desde otro buque o submarino. .







Pero dicha respuesta adolecía de muchos datos por confirmar, sobre todo, la incoherencia de vigilar la costa de Barbate a mas de 40 metros de profundidad y muy alejada de la zona estratégica del estrecho. Además de que nunca se ha podido constatar la existencia en la marina rusa de un vehículo submarino de las  características y medidas intuidas de las huellas halladas en la costa de Barbate. Aunque por contra, si se han filtrado imágenes de otros submarinos espías avanzados que han intentado ser ocultados en vano. 
Por tanto la naturaleza del origen de aquellas huellas siguen siendo un autentico misterio de las profundidades del mar...





OTROS CASOS... OTROS FONDOS MARINOS
Y no solamente en España encontramos estos sucesos misteriosos. En nuestros archivos tras mucho rebuscar descubrimos los siguientes episodios que concuerdan perfectamente con lo reportado en las costas de Cádiz.
En diciembre de 1959, el noruego Lorentz Johnson observó en el firmamento un objeto alargado luminoso que tras sobrevolar la zona, dejó caer dos "cilindros" alargados en las aguas del fiordo de Namsen. Tiempo después investigadores de OVNIs con la ayuda del sonar detectaron en las profundidades, a unos 90 metros, la existencia de un enigmático objeto de 6 metros de longitud por 2 metros de altura. El estudio también añadía un dato desconcertante, en el fondo marino habían descubierto unas huellas de "ruedas" que se dirigían hacia mar abierto. Parecían haber sido realizadas por una pesada y desconocida maquina submarina. Curiosamente las autoridades suecas, que mantenían algunos contenciosos con la antigua URSS, sobre todo por la denuncia del espionaje de sus costas, hablaron en algunos informes de vehículos orugas submarinos, aunque nunca llegó a aclararse este particular.
Surcos no identificados de 1 metro de anchura, dejados en apariencia por algo parecido a un globo, fueron hallados también en una playa de Venezuela en agosto de 1967. Dos días después, dos científicos norteamericanos se personaron en el lugar para estudiar los surcos y, al parecer, los consideraron muy interesantes. En el ártico canadiense se han recogido decenas de informes acerca de misteriosos objetos submarinos que circulan con total impunidad por sus gélidas aguas. A su vez, extrañas huellas han sido detectadas en los fondos marinos cerca de las costas. En años recientes, se han producido al menos una docena de avistamientos de objetos inusuales desplazandose sobre el agua o justo por debajo de su superficie. Principalmente estos incidentes se han registrado en la zona norte, en torno a las Islas Baffin, según los propios expedientes de las fuerzas canadienses.






¿TANQUETAS ALIENÍGENAS?
¿Existiría algún tipo de vinculación entre las huellas de rodadas y los OVNIs?. Como hemos visto en el caso de Namsen parece ser que sí. Pero no conformé con este incidente decidimos seguir indagando buscando mas vínculos, y tras horas de rastreo aparecieron nuevos datos fascinantes. Juan Sillero no podrá olvidar fácilmente aquel febrero de 1978. Todo ocurrió en Gallarta (Vizcaya) en 4 ocasiones distintas en las que nuestro testigo fue protagonista, entre otros avistamientos, de unos asombrosos aterrizajes OVNIs sobre una escombrera en La Florida. Tal fue la repercusión de los hechos, que el ejercito español, que estaba al tanto de todo, pues incluso de la Base Aérea de Zaragoza salieron cazas militares para interceptar a los objetos, se personaron en el lugar de los aterrizajes para ver in-situ las huellas dejadas por los OVNIs. El primer objeto visto por el Sr. Sillero nos remonta al 13 de febrero de 1978 "era un aparato metálico -comunicó en su día al prolífero e incansable J. J. Benítez- .De eso no tengo la menor duda. Yo trabajo en unos astilleros y se distinguir los metales... Y parecía muy grande. Quizás alcanzase los 20 o 30 metros de diámetro. No sé... Me llenó de asombro su forma. Me recordó la caperuza superior de los hongos. Tenía un brillo extraordinario. Idéntico al del acero inoxidable cuando brilla al sol. Se elevó en vertical, desapareciendo de mi vista en décimas de segundo." En días posteriores vería incluso, a través de las ventanillas luminosas de uno de los artefactos, a los supuestos tripulantes del platillo volador. La actividad de los OVNIs se concentraron sobre la citada escombrera, en la que Juan Sillero afirmó que aterrizaron reiteradas veces. En el lugar, una vez personados los investigadores, se hallarían mas de 80 huellas circulares de unos 35 a 40 cm de profundidad, que según los cálculos que se efectuaron, aguantaron un peso de unos 3000 kg, lo que elevaría el peso del "vehículo" causante de las perforaciones a unas 15 toneladas. Las huellas estaban agrupadas en multitud de conjuntos de 4, 5 o 6 puntos de apoyos, formando los dibujos geométricos correspondientes. Pero el aterrizaje que nos interesa para el presente trabajo es el siguiente.


Del OVNI observado por Juan Sillero descendió un artilugio que se desplazaba utilizando unas correas parecidas a las de un tanque. Aunque el caso de las rodadas de Barbate no puede enmarcarse directamente dentro de la fenomenología OVNI, por no haberse producido el avistamiento del artefacto causante de tales huellas, al menos su alta extrañeza puede abrir otras vías de interpretación dentro del complejo universo de los No Identificados, pero sin dejar de seguir indagando en otras posibilidades.







Aquella madrugada, una vez más, su perra Perla ayudada por los gansos dieron la voz de alarma a Juan Sillero."Cuando esta vez llegué al borde del bosquecillo, el plato estaba tanteando el terreno, al fin se colocó ahí enfrente. Era tan grande como el segundo, pero esta vez no vi personas, solo aquella "tanqueta" brillante... A los 10 o 15 minutos de posarse en el centro de la escombrera vi salir un chorro de luz por debajo del disco. Por un momento pensé que se iban. Pero no. Y apareció un aparato de unos 80 cm de alto por un metro de largo. Tenía una cadena como la de los tanques y una antena igualmente brillante. yo no vi por donde la sacaron. Solo aquel chorro de luz blanca y, al poco, la tanqueta. Y la vi moverse bajo el disco madre. Llegó hasta el limite del plato y después regresó hacia el centro. Pero no dio la vuelta. Simplemente dio marcha atrás y desapareció por donde había llegado. A los 20 o 30 minutos de verlo aterrizar se elevó de nuevo y desapareció aun velocidad endiablada". La huella de la tanqueta fue visible durante algunos días hasta que la lluvia las borró. ¿Pero como han llegado rodadas parecidas al fondo marino? otro apasionante secreto que encierra las costas gaditanas....





CURIOSIDADES EMOCT


Lo que es indudable es que los ingenieros soviéticos, tras la Segunda Guerra Mundial y el comienzo de la guerra fría con Estados Unidos, comenzaron a desarrollar toda clase de vehículos que pudieran rendir al máximo en cualquier tipo de superficie. Desde la nieve, el hielo o el agua.
.

Habituados a la nieve, su mayores logros se obtuvieron precisamente en esta superficie con vehículos capaces de afrontar las mayores adversidades....


Para el hielo y capas de nieve los miliares rusos idearon vehículos equipados con esquies
.

Basados en diseños "robados" a los ingenieros nazis los rusos pudieron idear todo tipo de vehículos militares..

En los años 70 se creó el UAZ 3907 Jaguar, un todopoderoso vehículo anfibio, capaz de transportar a través de gélidas aguas (entre -47º C y 45º C) a 7 personas.
..










JOSE ANTONIO CARAV@CA



Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca.

2 comentarios:

  1. Un feliz año nuevo para ti, José Antonio. Muy curioso este caso,ya que el supuesto vehículo que produjo las huellas tenía al parecer un tamaño relativamente grande y es increíble ver como eso no fue impedimento para sortear los obstáculos con gran habilidad. Las pesquisas realizadas por los investigadores apuntan a que no se tiene evidencia de que existía en 1980 un vehículo submarino del tamaño y características necesarias para producir las huellas. ¿Fue de todos modos un vehículo tan secreto que su existencia no pudo ser detectada aún por los más acuciosos investigadores? ¿Era un dron alienígena en el sentido más clásico de la teoría extraterrestre? Aquí juega un papel importante el carácter bizarro de este tipo de casos.. Suponiendo que el origen de las huellas sea de un artefacto ajeno a nuestro planeta ¿Por qué habría de usar orugas si se supone que una tecnología alienígena sería capaz de emplear un medio de locomoción mucho más avanzado?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Feliz 2016 Hector, sin duda un caso extraño... muy extraño ¿cualquier hipótesis es valida a la falta de mas datos?


    abrazos

    ResponderEliminar