lunes, 1 de abril de 2019

UMMO: LA MISTERIOSA HUELLA DE MULHOUSE

 
 
 




El célebre y controvertido caso Ummo ha tenido diversas ramificaciones a cuál más curiosa y extraña en varias partes del mundo. Aunque la raíz de todo el entramado, las famosas misivas “extraterrestres”, se demostró completamente falso, obra del parapsicólogo José Luís Jordán Peña, resulta desconcertante comprobar como a lo largo de los años se han acopiado un buen número de sucesos donde se ha denunciado la presencia de OVNIs con el famoso emblema ummita  )+( en su fuselaje.

Uno de estos episodios relacionado con Ummo sucedió en Francia. Nada raro ni extraordinario, ya que nuestro vecino cuenta con una larga y dilatada tradición en la divulgación de los textos facilitados por los supuestos habitantes de la estrella Wolf-424. De hecho, numerosos estudiosos galos se han sentido poderosamente atraídos por los centenares de epístolas ummitas remitidas desde varios rincones del planeta y junto a España es el país que mas se ha ocupado de popularizar las andanzas de estos peculiares “viajeros del espacio” que se resisten a ser olvidados pese al tiempo transcurrido.
El suceso que nos ocupa sucedió en Mulhouse-Riedisheim (Haut-Rhin) el 25 de junio de 1971 y guardando las prudentes distancias tiene ciertas semblanzas con el célebre y denostado aterrizaje de Aluche (Madrid, 1966), del que se piensa fueron autores fraudulentos Jordan Peña y Vicente Ortuño.
Sobre las 23:00 horas, tras una fuerte tormenta, Joel Schweitzer y un amigo caminaban por un sendero, en las afueras del pueblo, cuando observaron sorprendidos una potente luz en el cielo que se acercaba hacia donde ellos se encontraban. El brillo fue comparado al que produce una “lámpara eléctrica”. Intrigados comprobaron que aquel objeto no era una aeronave convencional. Se trataba de un insólito objeto metálico muy brillante, plano por su parte frontal y provisto en su parte opuesta de una protuberancia, como una gorra, donde había una especie de faro brillante de color blanco. Aquel artefacto podría tener unos 8 metros de diámetro por unos 2 metros de altura. Se acercó hasta unos 25 metros de distancia de los testigos y en esos momentos se encontraba a unos 15 metros de altura en total silencio."Vimos un gorro esférico de metal pulido que parecía un disco que giraba rápidamente estacionario a quince metros del suelo durante dos minutos mientras disminuía su velocidad de rotación”.
 

 
El OVNI en su aproximación a tierra




 
 
El objeto se dio la vuelta y ahora mostraba su parte plana y recta hacia abajo. Después de unos segundos el objeto comenzó a descender lentamente. Según el testigo, el OVNI había aterrizado o se había situado a escasa distancia del terreno. No lograron ver ningún tipo de tren de aterrizaje, ya que la parte inferior del objeto brillaba mucho. Todo estaba en silencio y ni siquiera los perros de los alrededores ladraban. Durante aproximadamente minuto y medio, el artefacto permaneció en "tierra", hasta que despegó y se fue alejando en la distancia, hasta que a gran velocidad salió disparado hacia arriba.

El meticuloso investigador galo Henry Durrant en su obra clásica “Dossiers de los OVNIS” (1979) relataba que Los testigos volvieron al día siguiente y descubrieron huellas muy visibles. La alfalfa y la hierba, segadas desde hacía unos días, sin tener mas de 5 o 10 cm de altura, el terreno seco. Se descubrió un gran circulo con 6́20 metros de diámetro; en el centro una H mayúscula con ramas de 2́20 metros de longitud separadas en 2́20 metros; tres huellas circulares de 30 cm de diámetros dispuestas en triangulo isósceles excéntrico, un pequeño agujero de sección cuadrado en el interior del enorme círculo, la hierba ennegrecida pero no quemada. Sobre el gran circulo sobre la H mayúscula, sobre las tres huellas circulares la hierba estaba aplastada, inclinada, rota.” Por su parte el investigador anotó que una de las marcas circulares de 30 cm estaba en el interior del círculo, las otras dos fuera del círculo a 5.50 de la primera y distanciadas a 4.20 metros. El estado de la superficie de estas huellas se hizo visible por el aspecto que presentaba la hierba: aplanada y ennegrecida, por efecto de una fuente de calor que no llegó a quemar la planta.
 
La huella encontrada en la zona
Croquis de la huella. (Cortesía F. Lagarde)
 
 
 

 

Lo investigador Gérard Barthel y Jacques Brucker en su libro "The Great Martian Fear” (1979) concluyeron, sin aportar mayor información que: “la huella estaba hecha de hollín”. A este respecto el investigador galo Patrick Gross escribe que: “en las fotografías realizadas, la huella es "blanca", o al menos, más clara que la hierba circundante. Sin embargo, según los hallazgos iniciales, ésta debería haber estado "ennegrecida". ¿Acaso, alguien “marcó” el rastro con yeso o harina para que fuera mas visible en las fotografías? Todo parece indicar que las fotografías se tomaron varias semanas después del presunto aterrizaje, mientras que las huellas aún eran visibles en septiembre, según el testigo principal”. Otro detalle curioso. El investigador Jean-Pierre Schirch en un artículo para "Lumières Dans La Nuit" (LDLN.117. Abril. 1972) denominado "Atterrisage à Mulhouse (Haut-Rhin)" dijo que: «Uno puede preguntarse por qué, en un lugar tan poblado, rodeado de muchas casas, casi en el centro de la ciudad, no apareció ningún otro testigo. Esta es una observación que se hace con frecuencia. Es posible que las circunstancias no se prestaran a una especial atención. El artefacto no hizo ningún ruido, llegó bastante tarde: alrededor de las 21:30, después de una tormenta, pocas personas estarían mirando al exterior durante el corto espacio de tiempo que este artefacto se manifestó”. Por parte, en la revista "Light in the Night" se informó que un “un amante de la ufología local”, el Sr. Nueffer, observó un misterioso objeto volador, el mismo día sobre las 17:55 y las 18:00 horas. Fue descrito como una bola de fuego de color naranja amarillento, que no emitía ningún sonido.
 
La huella hallada en Francia tiene semejanzas con la pista de aterrizaje de un helicóptero
El caso de Mulhouse no es un incidente aislado en la pródiga casuística ovni francesa. Sin ir más lejos otro desconcertante episodio de huellas extrañas ocurrió 4 años antes. En las primeras semanas de octubre de 1967 una pareja de jóvenes que paseaba por Montadroit (Jura) descubrió en mitad del campo seis extraños orificios sobre el terreno. No había marcas visibles de animales o vehículos alrededor que indicaran la naturaleza de las perforaciones dispuestas de una forma tan geométrica y perfecta. Los agujeros tenían 30 cm de diámetro y el interior era de forma esférica y de unos 12 cm de profundidad. La hierba estaba seca y aplastada, presentando un color marrón, pero no se observó ninguna anomalía añadida. Aunque se añadió que durante el tiempo de las nevadas, la nieve en el lugar se derretía dejando los agujeros negros descubiertos. En el año 1971 los orificios seguían siendo visibles sobre el terreno. Nunca se halló una explicación a tan curioso fenómeno.
 
 
 


 

Pese a la supuesta trascendencia del hecho sucedido aquella noche de 1971, inexplicablemente no se realizó ningún tipo de investigación exhaustiva de la huella ni se recogieron más testimonios. Así mismo tampoco se efectuaron, que se conozca, análisis científicos de las huellas ni existe demasiado material gráfico de la zona del aterrizaje. A consultas efectuadas por el autor del presente reportaje al GEPAIN (Groupe d'études et d'information sur les Phénomènes Aérospatiaux Non identifiés) organismo oficial galo de estudios sobre OVNIs, éste declaró que no tiene en sus archivos información concerniente al supuesto aterrizaje OVNI de Mulhouse y que la gendarmería francesa, su principal proveedora de informes no estuvo realizando pesquisas oficiales del citado evento. No era la primera vez que se reportaban este tipo de incidentes en la zona, durante la increíble e irrepetible oleada francesa de 1954, la localidad de Mulhouse fue sobrevolada por varios objetos en forma de puro trasparente que fueron observados por decenas de personas el 23 de octubre.

Por tanto, al igual que ocurriera con el polémico caso del aterrizaje de Aluche, donde también se registraron huellas y restos anómalos tras un supuesto aterrizaje OVNI, las desconfianzas comenzaron a aflorar sobre el incidente de Mulhouse, aunque en este suceso, aún hay interrogantes por aclarar…

 

 
 
 

 


JOSE ANTONIO CARAV@CA

 

Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca
 

 

 

viernes, 1 de marzo de 2019

GRAN BRETAÑA SIGUE INVESTIGANDO OVNIS









"LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA, ¿LA ESTAMOS BUSCANDO? GRAN BRETAÑA PODRÍA ESTAR LLEVANDO A CABO UN ESTUDIO SECRETO SOBRE OVNIS"


Eso es al menos lo que escribe el periodista Jamie Brassington en el diario digital "Shropshire Star" (15/02/2019): «Un ex jefe de defensa cree que el gobierno británico podría estar llevando a cabo un estudio secreto sobre OVNIS. Esto a pesar de que el Secretario de Defensa Gavin Williamson afirmó que no tiene "ningún plan" para abrir el departamento de estudio OVNI del gobierno. El departamento encargado del estudio de los OVNIs de Gran Bretaña, que sondeó avistamientos notorios como el "Incidente Cosford" de Shropshire, cerró en 2009. Pero Nick Pope, que dirigió la antigua oficina del Ministerio de Defensa de 1991 a 1994, cree que parte del gobierno podría estar todavía investigando el fenómeno. Esto se debe a que, dice, los OVNIS son una verdadera "amenaza para los cielos de Gran Bretaña" y deben ser tomados en serio. Y dijo que los avistamientos podrían no ser sólo "visitantes extraterrestres", sino "aviones no tripulados, aviones rusos y fenómenos atmosféricos". El Sr. Pope le dijo al Express & Star: "No hay circunstancias en las que el Ministerio de Defensa, la Real Fuerza Aérea y, de hecho, el gobierno en su conjunto no deba hacer todo lo posible por identificar algo inusual que opere en nuestro espacio aéreo.  No importa si eres un escéptico o un creyente y no importa si piensas que los avistamientos de OVNIS son generados por aviones no tripulados, aviones rusos, fenómenos exóticos de plasma atmosférico o extraterrestres. "Si hay algo en nuestros cielos, hay claras implicaciones para la defensa, la seguridad nacional y la seguridad aérea. La postura oficial del gobierno dice algo completamente diferente. Dicen que ya no hay necesidad de tener un departamento oficial funcionando.

Nick Pope que entre el año 1991 y 1994 estuvo encargado de investigar la información OVNI que llegaba al Misterio de Defensa cree que las investigaciones sobre OVNIs, de una manera u otra, no han cesado en ningún momento...




"Ciertamente no hay planes para abrir el departamento de investigación OVNI en el Ministerio de Defensa", dijo el Sr. Williamson al Express & Star. Tan recientemente como en noviembre, los pilotos de las aerolíneas reportaron haber visto luces rojas volando en el cielo sobre Irlanda, que algunos relacionaron con visitantes extraterrestres. Quizás el avistamiento más famoso ocurrido en las West Midlands es el Incidente de Cosford, que ocurrió en 1993. El 31 de marzo de ese año, una patrulla de la RAF informó haber visto un OVNI sobre la base. Describieron un objeto en movimiento "a gran velocidad y a una altitud de alrededor de 1.000 pies". El OVNI consistía en dos luces blancas y un tenue resplandor rojo en la parte trasera, sin que se escuchara el ruido del motor, según dijeron en el informe. Lo que hizo que el incidente fuera más extraño fue que docenas de OVNIs de forma triangular fueron reportados en la noche, viajando a toda velocidad a través del oeste de Gran Bretaña. Un OVNI también fue reportado en la RAF Shawbury, en Shrewsbury, no mucho después. "Puede, dice el Sr. Pope, haber sido investigado por un equipo secreto de investigación estadounidense", e insiste en que algo similar podría existir ya en el Reino Unido. "Todas las cosas que el Ministerio de Defensa necesitaría ya están financiadas, por ejemplo, nuestra red militar de radares y nuestras capacidades de análisis de imágenes" afirmó. "Sería una propuesta neutral en cuanto a costos y el trabajo podría hacerse al mismo tiempo que las tareas de análisis de inteligencia existentes." En diciembre de 2017, periodistas estadounidenses descubrieron un estudio secreto del Pentágono que se realizó entre 2007 y 2012.  Investigó alrededor de 12.000 avistamientos que datan de décadas atrás. El personal encargado de este proyecto evitó utilizar el término "OVNI" en su trabajo para permanecer fuera del radar del gobierno. El Sr. Pope añade: "La intrigante ironía es que podría haber ya un nuevo proyecto OVNI, desconocido incluso para el Secretario de Estado de Defensa. En Estados Unidos, el proyecto AATIP (Advanced Aerospace Threat Identification Program) del Pentágono se ocultó por una combinación de factores: evitaron cuidadosamente cualquier mención a los "OVNIs", mientras que gran parte del trabajo fue subcontratado al sector privado. "Todo el asunto fue descrito usando un lenguaje que implicaba que estaban estudiando las futuras amenazas de la aviación de aviones, misiles y aviones no tripulados. "Sospecho que el personal de inteligencia del Ministerio de Defensa ha hecho algo similar y está estudiando las 'incógnitas' en paralelo con las amenazas aeroespaciales más convencionales de próxima generación. "Siempre y cuando se utilicen términos como 'avión inusual', 'helicóptero no convencional' y otros similares, probablemente se puede considerar que no se trata de un proyecto OVNI, especialmente si la mayor parte del trabajo está relacionado con las amenazas aeroespaciales extranjeras convencionales. "Es posible que los implicados ni siquiera hayan informado a los ministros de defensa sobre la existencia de un proyecto de este tipo, lo que les daría una 'coartada plausible'". El incidente de Cosford fue investigado por el Ministerio de Defensa en ese momento, bajo la supervisión del Sr. Pope. Dice: "Tuve un gran evento OVNI en mis manos". El Sr. Pope cree que el escepticismo público sobre los extraterrestres es la razón por la que muchos avistamientos de OVNIS no se tomen en serio - y mucha gente hable rápidamente de los drones que aparecen en el cielo. Concluye: "Tal vez deberíamos revisar el doble rasero implícito aquí, y tomarnos en serio todos los informes de objetos no identificados en nuestros cielos, sin importar lo que pensemos que son".
Jamie Brassington
 

viernes, 1 de febrero de 2019

PROJECT BLUE BOOK: CUANDO LA FICCION DEVORA A LA REALIDAD

 



 


 
 El pasado 8 de enero de 2019 el célebre canal de documentales «History Channel» estrenaba una esperadísima serie titulada «Project Blue Book» basada en la investigación OVNI desarrollada por el gobierno estadounidense bajo el paraguas del “Blue Book” (Libro Azul). Para mayor aliciente, para todos los aficionados y entusiastas a los platillos volantes, este recorrido histórico por uno de los más célebres proyectos oficiales para estudiar OVNIs, se iba a realizar de la mano del Dr. Joseph Allén Hynek. Según afirmaba el canal: «Esta serie está inspirada en las investigaciones del Dr. J. Allen Hynek para la Fuerza Aérea de los EE. UU. sobre la existencia de OVNIs. Los casos descritos están basados ​​en hechos reales». Las expectativas eran muy amplias al conocer que se iban a mostrar algunos de los incidentes OVNIs mas importantes encuestados por la USAF en aquellos años. El canal de documentales lo dejaba claro en la promoción de la serie producida por Robert Zemeckis: «Proyect Blue Book narra las verdaderas investigaciones de alto secreto patrocinadas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos sobre los fenómenos relacionados con los ovnis en la década de 1950 y 1960 conocido como “Proyecto Libro Azul”. Cada episodio se basará en los archivos reales, mezclando teorías OVNIs con auténticos acontecimientos históricos, en una de las épocas más misteriosas de la historia de Estados Unidos».
 
La serie pretende reflejar las investigaciones OVNIs emprendidas por el proyecto Blue Book. (En la foto el Mayor Héctor Quintanilla el último encargado de la comisión de estudio oficial sobre los OVNIs)
 
El astrónomo Joseph Allen Hynek fue la cara visible del proyecto Blue Book. Su escepticismo inicial se transformó por completo al comprobar que la USAF no tenía ningún interés en investigar seriamente el fenómeno OVNI, y que existían informes de alta cualificación que apuntaban hacia la existencia de aeronaves desconocidas surcando nuestros cielos. 
 
 
 
 
 

Sin embargo, tras el estreno de los primeros capítulos y para decepción de la comunidad ufológica norteamericana, quedó patente, casi desde el inicio del capítulo 1, que los responsables de la serie pretendían ofrecer una versión muy libre de los hechos, sin ajustarse a los datos históricos y, centrándose principalmente en los aspectos mas sensacionalistas relacionados con los OVNIs (conspiraciones, estrellamientos OVNIs, asesinatos, hombres de negros, espías, poderes en la sombra, etc.). El escéptico Russ Dobler en un artículo titulado «What’s the deal with that UFO dogfight in History Channel’s ‘Project Blue Book’? Here’s the real story» (09/01/19) advirtió tempranamente de la poca rigurosidad histórica de la serie: «En este nuevo año, History Channel se ha vuelto retro. El martes se presentó el tan esperado debut de la serie dramática Project Blue Book por el canal de cable, basada libremente en el proyecto de la Fuerza Aérea de los EE. UU. que investigó informes de objetos voladores no identificados (OVNI) desde 1952 hasta 1970.Digo "vagamente" porque, a pesar de verse con un aspecto diferente, pretendidamente "real" de la ufología en cada episodio ( como se reveló en New York Comic del año pasado ), el Proyecto Libro Azul emplea un uso intensivo de la licencia artística, presentando "Men in Black" donde nunca los hubo, y por lo demás, embelleciendo los  casos. El programa también cambia la relación entre el consultor científico, el astrónomo J. Allen Hynek, y el director del programa, el Capitán de la Fuerza Aérea Edward J. Ruppelt, a uno más polar y adverso, incluso cambiando el nombre de Ruppelt a Michael Quinn».
 
La serie había levantado grandes expectativas.
 
 
 
 
 
Aunque fue el Rich Reynolds, uno de los primeros ufólogos en alzar la voz contra esta serie, en un artículo publicado el 10 de enero de 2019 y titulado «Where in the hell is the outrage?», y lo hacía de una manera contundente: «El difamatorio esfuerzo de History Channel debe ser condenado categóricamente y en voz alta. Es, como ya he señalado, una parodia de la historia oficial de los OVNIS y una broma». Y es que, los espectadores contemplaban impávidos como, tanto la biografía de Hynek como algunos de los hechos recogidos en la serie eran totalmente ficticios e incluso, para mayor desconcierto, ofensivos para sus protagonistas reales. Incluso en el prestigioso periódico «The New York Times» el periodista Ralph Blumenthal y la investigadora Leslie Kean se ocuparon del tema en un articulo titulado «Project Blue Book. Is Based on a True U.F.O. Story. Here It Is» (15/01/19): «La serie de History predeciblemente sensacionaliza y sobredimensiona las investigaciones de casos y las figuras históricas involucradas, agregando muchos elementos a la historia que simplemente nunca existieron. Ya es lo suficientemente difícil para aquellos que intentan entender la verdad sobre la participación del gobierno en el tema de los OVNIs sin mezclar realidad y ficción». Y es que para ambos autores la serie carecía de verosimilitud: «Presentando el asesinato de un espía ruso, una auto-inmolación, matones del gobierno armados y otros artificios fantásticos, "Proyect Blue Book ", la nueva popular serie de History sobre el proyecto de la Fuerza Aérea para investigar y desacreditar a los OVNIS, no es el Proyecto Libro Azul histórico». Por su parte el escritor y ufólogo Nick Redfern en un reportaje titulado «Project Blue Book» (16/01/19) decía que: «Esta nueva emisión difumina las líneas hasta tal punto, que muchos espectadores no se dan cuenta de lo que equivale a un hecho cierto y lo que equivale a la ficción». Y es que para Redfern, al igual que para Reynolds, las fronteras de la veracidad de los acontecimientos estaban completamente difuminadas ofreciendo incluso una versión denigrante de algunos de los protagonistas de los incidentes investigados por la USAF: «el espectáculo perjudicó al verdadero George Gorman, un condecorado piloto de la Segunda Guerra Mundial». Pero ¿por qué se habían tomado tantas libertades los creativos de la serie si las investigaciones del Blue Book estaban perfectamente documentadas?
 
Lo mas sorprendente de la serie es que no es nada rigurosa con los datos históricos, y en el segundo capítulo, por ejemplo ofrece su particular "interpretación" del famoso monstruo de Flatwoods. El error es imperdonable ya que precisamente esta extraña criatura es un autentico icono del misterio de los OVNIs reconocible en todo el mundo.

El Hynek de la ficción frente a un alienígena flotando en un tanque con líquido en dependencias secretas. Sin duda esta imagen es clave para entender el sensacionalismo y poco rigor histórico de la serie.
 
 
 
 

El investigador David Halperin en un artículo titulado: «"Project Blue Book” – Truth, History, and the History Channel» (25/01/19) no dudaba en calificar el programa de auténtica «basura» y de copiar otras fórmulas televisivas para afrontar el tema OVNI de cara al espectador: «Al igual que "Expediente X", con la cual la nueva serie se equipara de manera descarada e ineludible, "Project Blue Book" sigue las aventuras de un par de detectives mientras investigan hechos misteriosos. El veterano, con gafas, el profesor J. Allen Hynek (Aidan Gillen) es el equivalente de Mulder, el duro y engreído capitán de la Fuerza Aérea Michael Quinn (Michael Malarkey), el análogo de Scully». Halperín se muestra indignado con el tratamiento de los casos cuando afirma que: ««Para esta primera temporada se prevén diez episodios (...) hasta ahora se han emitido tres: "The Fuller Dogfight" (8 de enero), "The Flatwoods Monster" (15 de enero) y "The Lubbock Lights" (22 de enero).  Cada uno se basa en un incidente real -o, en el caso de las luces de Lubbock, en una serie de incidentes- de la primera década del fenómeno OVNI (1947-57), sacados de su contexto histórico, exagerados, y distorsionados completamente de cualquier reconocimiento con la verdad. Los incidentes OVNIS son sistemáticamente retorcidos para que parezcan más inquietantes y más inexplicables, las autoridades militares son presentadas como eficientemente siniestras.  Los nombres de los testigos se cambian.  El piloto George Gorman, que en octubre de 1948 participó en un combate aéreo con una misteriosa luz que ha sido explicada de forma plausible como un globo meteorológico, se convierte en "Henry Fuller" en el primer episodio, se dice que psicológicamente fue destrozado por su experiencia cuando esto nunca ocurrió al verdadero Gorman». Y es que la veracidad de los casos presentados por la serie están tan alejados de los hechos documentados, que, por ejemplo, en el segundo episodio dedicado al conocido incidente de «Flatwoods» (12 de septiembre de 1952), los guionistas de la serie deciden cambiar el icónico aspecto de la criatura observada por los testigos, y transforman de manera inexplicable el supuesto aterrizaje de un objeto resplandeciente, en un espectacular estrellamiento OVNI que provoca un gran incendio en la zona. Por todo esto, David Halperin concluye que, aunque la serie puede ser «entretenida»: «Me gustaría decir que "Proyecto Libro Azul" es un aburrimiento estúpido y deshonesto».
El investigador Kevin Randle en un reportaje titulado «History's Project Blue Book - The Lubbock Lights» (25/01/19) decía, con cierta prudencia que: «Confieso que me gusta la serie sobre el Libro Azul de History Channel. Cuando la veo como un entretenimiento con un poco de historia, encuentro que el espectáculo es intrigante. Sin embargo, cuando lo veo como un documento histórico, veo muchos fallos en él».  Rich Reynolds en un reportaje titulado «God dammit, UFO people!» (27/01/19) también fue muy crítico con algunos compañeros que, lejos de manifestar abiertamente su disgusto con la serie, defendían que era un programa «entretenido»: «Es más que eso. Es una calumnia, una difamación sobre lo que todos sabemos que es algo muy diferente en el reino de los hechos y/o la realidad». En un comentario en el blog de Reynolds, el investigador Paul Kimball (12/01/19) señalaba que: «Es solo un programa de televisión, en una canal que transmite Ancient Aliens. La expectativa de que sea un docudrama original es tan realista como esperar que Trump comience a gobernar como un adulto responsable».
Sin embargo, los responsables de la serie no creen que estén desvirtuando (¿!) tanto la realidad. En el portal «Reddit» (23/01/19), David O'Leary, el creador de «Project Blue Book» respondía a las preguntas de los aficionados y afirmó que: «Estamos tratando de educar y entretener a la gente sobre la realidad de que existen los OVNIs y que el gobierno los ha estudiado y continúa estudiándolos hasta el día de hoy. Una esperanza que tengo, con un programa como el nuestro, es que incite al gobierno a ser más transparente con este tema. [...] Nada de lo que escribí antes de esto significó tanto para mí como lo hizo este proyecto, creo que no solo porque se trata de un tema apasionante (OVNI), en un período de tiempo que amo (la década de 1950), sino que porque también cuenta esta historia histórica verdadera y está ayudando a avanzar la aguja en este importante problema en la vida real. El hecho de que apareciéramos recientemente en la portada de la Sección de Artes del New York Times en un artículo sobre la realidad de los OVNIs y el interés de nuestro gobierno en ellos, me sorprendió». Pese a estas declaraciones, las múltiples críticas que se acumulan en torno a la serie están desinflado rápidamente el interés de todos los entusiastas a los OVNIs por ella, que ven, en estos «docudramas» un remake de «Expediente X», en un nuevo intento fracasado de «History Channel» por ofrecer una radiografía documentada y precisa del fenómeno OVNI. Y es que resulta increíble que la trama presentada por «Project Blue Book» en sus episodios este tan alejada de unos hechos históricos perfectamente documentados y contrastables (a través de la prensa y los propios informes oficiales). Para elevar el misterio e intriga de la serie, los creadores no han dudado en mostrar incluso a espías soviéticos vigilando a Hynek y a su esposa, en una enredada y escandalosa trama ficticia.

La polémica acompaña a la serie desde sus inicios. De hecho, el investigador y productor televiso Alex Chionetti denunció públicamente que en enero de 2016 presentó una idea a "A & E / The History Channel" para la realización de una serie de documentales basados en las investigaciones OVNIs de Joseph Allen Hynek. En primeras instancias, como comunicó el propio Chionetti al autor de este blog, desde la productora le animaron a que enviara mas información, pero tras un inicio esperanzador, le dijeron que con la emisión de "Ancient Aliens” cubrían perfectamente esa temática. Sin embargo un año después de su propuesta, el ufólogo argentino se enteró que Canal Historia estaba trabajando en un proyecto idéntico al suyo. Chionetti fue estrecho colaborador de Hynek y había ideado desde hacía muchos años una serie muy rigurosa en todos los aspectos. Tras visionar la serie se siente decepcionado por la mala calidad de la misma y por las libertades que los creadores se han tomado tanto con la biografía del astrónomo como con los casos citados. Para Chionetti es muy curioso que, para su documentación, los "autores" de la serie no hayan querido contar ni con su asesoramiento, ni con el de Mark O’Connell, autor de una completa biografía del Dr. Hynek (Close Encounters Man: How One Man Made the World Believe in UFOs.2017).




 

Para concluir, cabe reseñar que Kyle Rempfer en el portal «Air Force Times» (periódico enfocado al personal activo, en reserva o retirado de la USAF) en un artículo titulado «Project Blue Book: The Air Force’s covert UFO investigation is brought to TV» (10/01/19) y con motivo del estreno de la serie, repasaba la historia del «Libro Azul» y los últimos estudios oficiales relacionados con los OVNIS, «Advanced Aerospace Threat Identification Program» (2017): «La existencia de estos proyectos no significa necesariamente que los OVNI sean de naturaleza extraterrestre. Pero sí muestran que el gobierno toma en serio los objetos aéreos no identificados, quizás preocupados por las capacidades cada vez mayores de los adversarios cercanos, o lejos». Al menos el interés oficial por el estudio de los OVNIs no decae… y esto si es una realidad aplastante…
 
 
 
 

 
 
 
JOSE ANTONIO CARAV@CA

 
Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca.
 

martes, 1 de enero de 2019

INVESTIGADORES, PERIODISTAS Y ESTUDIOSOS OPINAN SOBRE LA TEORIA DE LA DISTORSION


 

 

 
Juan Acevedo, Psicólogo, Investigador OVNI y coautor del libro «Los extraños»
«A principios de 2018, luego de casi 18 años de haberme alejado del tema, lo cual no significa no seguir trabajando en él, me encontré de repente prestando atención y lectura a la producción de quien hasta ese entonces era para mi persona, un desconocido, José Antonio Caravaca. De pronto noté que, allende los mares, alguien había arribado a ideas no solo profundas e interesantes, sino además similares, a las propias y a las que sostuvimos junto a mis compañeros del CIFO en los 90. Fue una bocanada de aire encontrar a alguien que meritoriamente y con argumentos seguros, daba finalmente una estocada mortal a la “Ufología”, tal cual muchos la entienden aún en nuestros días. Luego de un malentendido, el cuál agradezco haber cometido, para promocionar la salida de “Los Extraños” en España, tuve la enorme e inconmensurable fortuna de intercambiar ideas con un hombre sensible, inteligente y que como pocos que conozco, posee la bonhomía de incluir, escuchar y compartir, pero, sobre todo, ser valiente.  En Rosario, Santa Fe, Argentina, aquel viejo grupo de personas se dio cita para aportar, si fuese posible, a esta construcción que se conoce como Teoría de la Distorsión, porque entendemos que solo con el trabajo mancomunado de muchos, grupalmente, arribaremos finalmente a abrir las puertas del Misterio. Como psicólogo, coincido con una parte muy grande de los argumentos de la Teoría de la Distorsión, y como investigador “hereje” me alegra profundamente ver como esta construcción se alimenta y abreva día a día del pensamiento afín a mis territorios y especulaciones. Hoy José Antonio Caravaca ya no es un desconocido, es a la distancia un amigo, a quien admiro profundamente, por su producción intelectual, pero sobre todo por su profunda sencillez y bondad, pilares sin los cuales ningún logro duradero es posible. La Teoría de la Distorsión ha llegado para quedarse y tender un puente entre lo posible y lo impensable, démosle entonces una grata y calurosa bienvenida. Larga vida y prosperidad a la Teoría de la Distorsión y a José Antonio Caravaca».


 
 

 

 Víctor Martínez, investigador OVNI. Director web «Informe OVNI»
«Al comienzo de la investi los OVNIs fue asociado rápidamente a supuestas visitas de seres extraterrestres a nuestro planeta. A medida que los casos de extrañas luces y objetos tanto en el cielo como en la tierra iban en aumento, la hipótesis extraterrestre fue ganando adeptos entre los ufólogos. Esto se fortaleció todavía más con la proliferación de avistamientos de extraños seres humanoides ligados a los OVNIs. A pesar de que posteriormente numerosos estudiosos adoptaron enfoques muy diferentes para tratar de explicar el fenómeno, la cultura popular continúa asociando de forma inseparable a los OVNIs con vehículos de otros mundos. Es en parte por lo anterior que el trabajo de José Antonio Caravaca adquiere una gran importancia. Su planteamiento de la llamada "Teoría de la Distorsión" se fundamenta en disciplinas como la psicología, la sociología y la antropología para analizar el fenómeno OVNI, centrándose gación ufológica, allá por finales de los años cuarenta, el origen deespecialmente en el análisis de los casos de encuentros cercanos. Tras años de investigación en la disciplina, los descubrimientos de Caravaca apuntan a la existencia de un agente externo que interacciona de alguna manera con el inconsciente de los testigos para la creación de la "realidad OVNI". Caravaca, siempre profusamente documentado y cauteloso en sus investigaciones, proporciona unas líneas de trabajo que podrían marcar un antes y un después en la aproximación a la verdad que subyace tras el enigma OVNI. Por todo ello, profundizar en la “Teoría de la Distorsión” se antoja imprescindible para los interesados en la materia, y se consagra como un soplo de aire fresco con bases bien fundamentadas. Y es que, quizás nunca hubo visitantes del espacio; tal vez, parte de la respuesta a esa otra realidad se halla más cerca de lo pensado».










 Carlos Alberto Iurchuk, investigador y director del canal «Demonios»
«Siempre menciono que, según mi parecer, nuestro conocimiento del llamado Fenómeno OVNI no se ha incrementado demasiado en los últimos 70 años (por tomar arbitrariamente un simbólico punto de inicio el conocido avistamiento protagonizado por Kenneth Arnold el 24 de junio de 1947. Claro está, que este Fenómeno está acompañando al ser humano desde mucho tiempo antes, quizás desde el comienzo mismo de la humanidad). No obstante, en los últimos años, yo diría desde hace un par de décadas, ha habido una “evolución” en las personas que estudian este tema. Un cambio en la forma de ver este fenómeno. Ya no se limitan a las “clásicas” hipótesis de naves de otros planetas, o en menor medida, de orígenes psicosocial, viajeros del tiempo, prototipos de grandes potencias, etc.; sino que han surgidos nuevas ideas que han enriquecido este estudio. Y entre esta camada de nuevas formas de ver el fenómeno, la Teoría de la Distorsión ocupa un lugar destacado. Reitero: nuestro conocimiento sobre el fenómeno OVNI no es muy diferente que hace 70 años (tenemos cada año miles de casos nuevos, pero eso no significa necesariamente nuevos conocimientos del mismo). Pero nuestra visión del Fenómeno va cambiando. Y tal vez el hecho de abordar el tema desde otro punto de vista nos permita avanzar en su conocimiento. Y lo que desearía destacar es al hombre detrás de la Teoría. José Antonio Caravaca es el ejemplo concreto de lo que hace falta en la Ufología (u Ovnilogía como nos gusta decir en este rincón del planeta): personas que piensen. Así como los grandes pensadores griegos transformaron la forma en que vemos el mundo, los grandes pensadores como José Antonio transforman la forma que vemos al OVNI».

 
 
 
 



Rich Reynolds periodista e investigador. Director de «UFO CONJETURES»
«El investigador José Antonio Caravaca ha proporcionado a los investigadores serios de la ufología y de lo paranormal una amplia hipótesis (teoría) que proporciona una explicación para experiencias que antes parecían alucinatorias pero que ahora, con la teoría de José, se consideran reales. La Teoría de la Distorsión de Caravaca nos habla de la existencia de un mecanismo psíquico, dirigido, por lo que él ha llamado un "agente externo" que se inmiscuye en la psique de los testigos, presentándoles escenarios que parecen fantásticos pero que son tan tangibles y reales en todos los sentidos como cualquier otra experiencia normal. La teoría de Caravaca ofrece un proceso que amplía las explicaciones psicológicas y abre a la neurología las posibilidades de que algunas personas, que consideran padecen enfermedades mentales, son en realidad, víctimas de experiencias verdaderamente extrañas -contacto con OVNIs, introducción visiones místicas, encuentros con difuntos, entidades paranormales (Sasquatch, monstruos marinos, hadas, duendes, elfos, etc.)- en la cuales, son testigos de una puesta en escena creada y exhibida por un "agente externo" que interacciona con los recuerdos, las ideas, los deseos, las fantasías, los fantasmas mentales, etc.
Esta teoría es un nuevo enfoque para descubrir lo que los humanos han estado experimentando desde tiempos inmemoriales y abre la puerta a nuevas verdades sobre que significa ser humano, en su sentido más amplio».   





Alex Chionetti periodista, explorador y guionista.
«Caravaca ha desarrollado una detallada teoría de como el fenómeno OVNI afecta y manipula la conciencia y el inconsciente de los testigos como ningún otro investigador lo ha hecho. A diferencia de otros desafía brillantemente a las ufologías tradicionales diseccionando casos, y en cierta forma renovando lo que siempre nos decía el Dr. Hynek “El Ovni es el testigo"»








Jesús Ortega, periodista e investigador, director del programa «El Dragón invisible» y redactor en Enigmas y Año Cero
«Lejos de hipótesis facilonas, la teoría de la distorsión arriesga con un objetivo ambicioso. No soy quién para validarla, pero reconozco que su planteamiento me convence hasta tal punto que la he hecho mía para intentar mostrar al público ajeno que detrás del fenómeno OVNI hay mucho más de lo que popularmente se cree. Mezcla de forma ingeniosa el factor externo que sigue dotando de misterio al escurridizo fenómeno con el elemento interno del testigo que da a cada caso unas características propias que, durante décadas, han traído de cabeza a los ufólogos. Quizás Caravaca, probablemente uno de los mayores conocedores del fenómeno OVNI a nivel mundial, esté rozando con la punta de los dedos el Santo Grial de la ufología».








Débora Goldstern, investigadora OVNI y autora del libro «Tierra Hueca»
«Hace unos cuántos años mientras pesquisaba la red, un sitio, Esos Misteriosos Objetos Celestes y sus Tripulantes, obra de un tal José Antonio Caravaca captó mi atención. Tapizado por letras grandes, y escenificado tras un fondo de amarillo cegador, aquel blog, como digo, de inmediato me intrigó. No niego pensé estaba ante uno de los tantos investigadores excéntricos, que con su atrevido diseño, intentaba posicionarse como una baliza colorida dentro del inmenso tráfico web. Claro que una vez iniciada la lectura de sus artículos, cierto cosquilleo interno comenzó a roerme. Aunque llevaba tiempo observando e interactuando con el mundo ufológico, mis reparos en cuanto al tema eran enormes. Sentía, hacía rato estábamos ante un callejón sin salida, y aunque el catálogo de casos sobrepasaba cifras imposibles, seguíamos lidiando con las clásicas preguntas acerca de este fenómeno aéreo desconocido, que parecía imperturbable, en su desciframiento. El puzzle ovni continuaba retándonos, y a pesar de múltiples intentos por romper el cerco, su eternización como uno de los enigmas sin resolver, seguía desafiante en el podio.  Pero no contábamos con el factor Caravaca, y la luz pareció alumbrar.  De a poquito me fue iniciando en aquellos textos que de tanto en tanto Caravaca iba publicando sobre sus hipótesis en el campo ovni. Empecé a empaparme de un tal Teoría de la Distorsión, que presentaba la posibilidad de una infiltración de este fenómeno interfiriendo con nuestra psiquis.

Autores como Jacques Vallée y John Keel, había sugerido la posibilidad de esta aproximación presentada por Caravaca, aunque en forma un tanto rudimentaria, evitando pronunciarse en forma más extensa. Pero en el caso de Caravaca este conformismo sufrió una alteración significativa, y aquellos archivos de incomprensible lectura, encontraron a través de la lente de la Teoría de la Distorsión, una nueva forma de comunicarse, sobre todo concentrado en detalles nunca antes reparados, y que siempre estuvieron ante nuestras narices. Y es que estábamos distraídos, y no nos dábamos cuenta. Tiempo más tarde el destino me llevaría contactarlo e iniciar una serie de entrevistas, que terminarían por convencerme, su visión con la Teoría de la Distorsión borrarían de un plumazo setenta años en la sombra ovni, me sentí afortunada de ir observando sus progresos, primero a la distancia, y más tarde en categoría de colega y amigo, de lo más entrañable. Hoy cuando este trabajo ya se apronta a dar a luz, auguro una revolución con esta obra, destinada a ocupar un lugar a futuro como el libro que logró lo imposible, ir descifrando aquello llamado OVNIS. A la salud de José Antonio Caravaca!»








 
Gerald Dean, investigador y director del podcast «Clave45».
«El campo de la ufología corre el riesgo de convertirse en un patio de recreo cargado de anecdotarios. Son los investigadores como J.A. Caravaca que van mas allá de permearse hasta la medula de estos testimonios y son capaces de proponer unas hipótesis y teorías nuevas que van a mover el mundo de la ufología hacia terrenos nuevos...y ¡MUY necesarios! Un trabajo que propone líneas innovadoras de investigación, y postula una respuesta sorprendente al fenómeno OVNI. Un libro que abrirá nuevas líneas de planteamiento al esquivo fenómeno OVNI y generaciones venideras lo verán como un referente a partir del cual se comenzaron a encontrar respuestas. Imprescindible, para cualquier persona que se precie de buscar la verdad detrás de lo oculto».

 
 
 
 

 
 


Fernando Hildebrandt, investigador y director del Canal «La Señal».
«Con mi gran amigo José Antonio Caravaca hemos hablado de muchos temas interesantes. Aunque, sin duda alguna, su Teoría de la Distorsión es una idea que destaca por sí misma. En estos últimos cinco años, he sido testigo del génesis, documentación y maduración de una teoría que da varios pasos en la dirección correcta. Esto, si buscamos respuestas a la naturaleza del fenómeno OVNI. Desde el vamos, salir del pantano de la teoría extraterrestre (aplicada a casi todo lo que se presenta como extraordinario) es una movida fundamental. Con la Teoría de la Distorsión, el tablero de los misterios se abre a nuevas configuraciones de la realidad; ¡y vaya que es importante! Un conjunto de postulados y preguntas que se sale de los círculos viciosos que han mantenido las investigaciones congeladas por varias décadas. Un trabajo que apunta hacia la comprensión de la interacción del hombre con “algo” que bien puede estar aquí desde el primer destello de vida en lo que conocemos como abiogénesis. Contar con la Teoría de la Distorsión es abrir las ventanas para recibir el aire fresco de las ideas de un pensador como pocos. Meternos en sus posibilidades es conectar con la esencia misma del camino del conocimiento humano. Gracias por José, por tu irreverencia, tu búsqueda incesante y profunda. Gracias por la Teoría de la Distorsión, es un privilegio compartir el instante en que surgen ideas que harán historia».

 

 
 

 

Dr. Néstor Berlanda, psiquiatra, investigador OVNI y coautor del libro «Los Extraños»
«Se podría decir que la Ufología u Ovnilogía nació en 1952  cuando Edward Ruppelt era director del  denominado Proyecto Blue Book, y decidió crear la sigla U.F.O. para sustituir las palabras "platillos voladores".Y desde ese nacimiento el interés y entusiasmo por los ovnis, que nunca dejaron de ser el equivalente a platillos voladores, peco de un entusiasmo no crítico. Un entusiasmo por pensar que había seres en las estrellas que estaban más que interesados en visitar el planeta tierra y a juzgar por la diversidad de "naves" y " tripulantes” centenares de civilizaciones encontraron en la Tierra un punto de interés. Pero este entusiasmo era y es no crítico porque cada caso en particular presentaba más preguntas que respuestas y pocos fueron los que se atrevieron a reconocer esto y a formular nuevas preguntas. José Antonio Caravaca es uno de esos "atrevidos" que se animó a sumergirse en los mares de la incomprensión de la Ufología clásica o romántica como la definiera el investigador Luis Pacheco. La obra de José Antonio Caravaca se anima a transitar un camino que requiere de audacia y talento. No es fácil empezar a sentir la mirada inquisidora de colegas y el público en general aficionado a los misterios y más en una época donde las redes sociales viralizan rápidamente cualquier opinión. Nos tocó enfrentar una situación similar en los 90 con planteos similares a los de José Antonio, los escépticos nos tildaban de cuasi místicos y los “platillistas” de escépticos. Fue difícil transitar esos años, aún sin tener el peso de las redes sociales. Es por ello que es elogiable el trabajo de José Antonio Caravaca, es animarse a ver más allá, a enfrentarse a una opinión pública francamente “platillista” multiplicada por miles gracias a Internet. Trabajos como el de José  Antonio Caravaca son necesarios e indispensables para poder encontrar al menos algunas respuestas para una problemática en la estamos estancados desde hace casi 70 años por no atrevernos expandir nuestra mirada sobre el fenómeno.  Solo con un enfoque multidisciplinar, interdisciplinario mancomunando esfuerzos y haciendo nuevas preguntas podremos pretender acercarnos al centro del misterio. Hoy en el 2018 afortunadamente contamos con más herramientas y con más " atrevidos" que se animan a desafiar el paradigma ufológico imperante. Ya no cabe ninguna duda que los planteos de la Ufología tal como la conocemos han muerto y José Antonio Caravaca mucho tiene que ver con ello».

domingo, 2 de diciembre de 2018

¿ESTUDIARON CIENTIFICOS NAZIS CAPTURADOS EN LA OPERACION PAPERCLIP EL OVNI DE ROSWELL?








Eso es al menos lo que asegura el investigador Anthony Bragalia en un artículo denominado «Captured WWII German scientists secretly studied crashed Roswell UFO» (2018):  «"La "Operación Paperclip" (algunos de cuyos miembros aparecen en la foto de arriba) fue un programa ultra secreto del gobierno federal de LOS Estados Unidos, en el que más de 1.600 científicos, ingenieros y técnicos alemanes fueron reclutados a la fuerza, después del finalización de la Segunda Guerra Mundial, desde su país de origen y llevados a Estados Unidos para trabajar para el gobierno. Muchos eran antiguos miembros del Partido Nazi. El propósito principal de la Operación Paperclip era lograr una ventaja militar y en la carrera espacial de los Estados Unidos en la Guerra Fría contra la Unión Soviética. Y ahora parece claro que algunos de estos científicos capturados aplicaron sus habilidades técnicas para examinar los restos de la nave extraterrestre encontrada cerca de Roswell en 1947. Entre los hombres que inspeccionaron y evaluaron los restos del alienígena se encontraban Wernher von Braun y su colega el Dr. Ernst Steinhoff (cuyo hijo y amigo hablan por primera vez). Y el principal sospechoso de dirigir a estos científicos alemanes involucrados en Roswell ha sido identificado y es nombrado en este artículo.



El genio-espacial Wernher von Braun
Wernher von Braun fue uno de los científicos nazis más prominentes de la operación Paperclip. Su trabajo en cohetería, misiles y tecnologías aeronáuticas (incluyendo el V-2) es bien conocido.

Wernher von Braun
 
 
 
Más tarde dirigió el Centro de Vuelo Marshall de la NASA. El Dr. Edgar Mitchell (PhD MIT) fue el sexto hombre en caminar sobre la Luna. En una entrevista poco divulgada y transmitida en el programa de radio Coast-to-Coast el 12 de septiembre de 2007, Mitchell explicó que él y von Braun eran buenos amigos. Durante una discusión entre los dos, el tema se trasladó a los OVNIs. En su charla con von Braun, Von Braun fue un poco críptico sobre el tema, pero se abrió un poco sobre el accidente (Roswell): “sucedió”, Mitchell dijo, "Wernher aparentemente estaba allí como primer investigador del incidente debido a su conocimiento de cohetería... Wernher era un pensador brillante y su objetivo era explorar el universo".



Lo que von Braun le dijo a su portavoz
Carol Rosin estuvo anteriormente trabajando en Los Álamos, y luego con Fairchild (Aerospace) Industries. Fue la primera gerente corporativa de Fairchild, mientras que von Braun fue vicepresidente de ingeniería en 1972. Se convirtió en portavoz de von Braun durante los últimos años de su vida. Von Braun falleció en 1988. Rosin dice: "No tengo ninguna duda de que Wernher von Braun sabía de la cuestión extraterrestre. Me explicó las razones por las que las armas iban a ser lanzadas al espacio... y que todo lo que decía (para el consumo público) era mentira. Estaba totalmente en contra de la militarización del espacio".



Von Braun opina sobre la cuestión extraterrestre
 En 1959 y catorce años después, von Braun hizo enigmáticos comentarios públicos sobre los extraterrestres y demostraba su problema hablar demasiado: En 1959:  "Nos encontramos ante poderes mucho más fuertes de lo que se suponía hasta ahora y cuya base nos es desconocida en la actualidad. No puedo decir más que eso en este momento." (News Europa, 1 de enero de 1959, en respuesta a una pregunta sobre una desviación inexplicable de un satélite que se había observado).
En 1973, la revista paranormal alemana Esotérica informó sobre esta afirmación de von Braun: "Los poderes extraterrestres existen, y son más poderosos de lo que se pensaba. No estoy autorizado a darle más detalles sobre el tema".



Lo que dijo el mentor de von Braun, Hermann Oberth
Hermann Oberth era un amigo cercano y colaborador de von Braun. De hecho, von Braun llamaba a Oberth, un gran ingeniero aeronáutico, "mi maestro". A Oberth se le conoce a menudo como el "padre alemán de la coheteria".Oberth hizo un comentario intrigante sobre el tema extraterrestre: oberth escribió sobre naves espaciales extraterrestres en un artículo de 1954 titulado “Flying Saucers Come from a Distant World” (Los platillos voladores vienen de un mundo lejano) publicado en el suplemento dominical The American Weekly: "Es mi tesis que los platillos voladores son reales y que son naves espaciales de otro sistema solar. Creo que posiblemente están tripulados por observadores inteligentes que son miembros de una raza que puede haber estado investigando nuestra tierra durante siglos. Creo que posiblemente han sido enviados a realizar investigaciones sistemáticas de largo alcance, primero de hombres, animales y vegetación, y más recientemente de centros atómicos, armamentos y centros de producción de armamento. Obviamente no han venido como invasores, pero creo que su misión actual puede ser de investigación científica".
Hermann Oberth
 
 

El tema de la vida extraterrestre ciertamente surgió entre von Braun y Oberth, dado que ambos estaban tratando de llevarnos a las estrellas. Es igualmente probable que el tema de Roswell surgiera, confirmando la realidad de esa vida alienígena. Es muy posible que el mismo Oberth estuviera allí en Roswell con von Braun y otros de sus asociados alemanes.
Walter J H "Papa" Riedel era un ingeniero alemán que dirigía la Oficina de Diseño (nazi) del Centro de Investigación del ejército en Peenemünde y fue el diseñador Jefe del cohete balístico A4 (V-2). También fue un científico capturado dentro de la operación Paperclip y estrecho colaborador de Wernher von Braun y Hermann Oberth. Riedel estaba bastante obsesionado con el tema de los OVNIS y uno debe preguntarse si esto fue estimulado por su conocimiento o participación en la evaluación de la tecnología alienígena en Roswell. En la edición del 7 de abril de 1952 de la revista LIFE, página 96, Riedel dice: "Estoy convencido de que los platillos tienen una base fuera de este mundo".
Y lo que es más increíble aún, es que la CIA, siempre atenta a las actividades de los científicos de Paperclip, revela en un memorándum de 1953 que Riedel ayudó a dirigir el pequeño grupo de investigación privado, el "California Committee for Saucer Investigation", como se puede ver aquí: https://www.cia.gov/library/readingroom/docs/DOC_000000015355.PDF




Dr. Walter Riedel
 





Los comentarios públicos de von Braun, Oberth y Riedel relativos a los OVNIs y asuntos relacionados son más que curiosos. Parecen proceder de comentarios realizados con la certeza un científico y de la experiencia personal o el conocimiento de la realidad de los extraterrestres. Son afirmaciones indirectas que nos hacen unos hombres que se sienten obligados a decir la verdad y ser fieles a la historia, pero, por otro lado, están atados y desgarrados por el secreto.

Dr. Ernst Steinhoff



 


El Dr. Ernst Steinhoff era miembro del círculo técnico interno de von Braun como uno de los más brillantes ingenieros aeronáuticos y de cohetes, y tanto el hijo de Steinhoff como su buen amigo, atestiguan que Steinhoff era muy conocedor del caso Roswell. También trasladado a la base de Ft. Bliss por los americanos después de la guerra como un valioso recurso técnico, Steinhoff fue el segundo al mando del trabajo técnico de los científicos alemanes de Paperclip, bajo la dirección de von Braun.



Lo que Steinhoff le dijo a su amigo sobre Roswell
Cornelius Klaus "Neels" Blesius es un médico jubilado que vive en Nuevo México. A sus 82 años, cuenta que en 1965 conoció a Steinhoff en un hospital de Nueva Jersey. Los dos alemanes se hicieron rápidamente muy buenos amigos, y Steinhoff visitó a Blesius en Nuevo México. En 1973, Blesius dice que su amigo Steinhoff le contó una historia extraordinaria:
“En 1947, un grupo selecto de científicos pertenecientes al Paperclip fueron llevados por las autoridades federales al desierto de Nuevo México con un propósito que no fue declarado. Fueron escoltados a un área donde había extraños restos de un objeto aéreo y luego se les pidió que estudiaran el lugar del accidente. Los militares estadounidenses querían asegurarse de que no era de origen soviético o de otro país extranjero. El colega de Werner von Braun Steinhoff dijo que no. Se les ordenó que no retiraran ningún material del lugar del accidente. Dijo que escuchó que parte del material fue llevado a instalaciones subterráneas a la base de Wright Air Field. Le pidió a Blesius que nunca dijera nada hasta que él (Steinhoff) falleciera. Ernst murió en 1987 a los 79 años de edad.



Lo que Steinhoff le dijo a su hijo sobre Roswell
Ralph Steinhoff es un médico jubilado, ahora rondando los 70 años, vive en Nuevo México. Es hijo de Ernst Steinhoff. Lo que cuenta ayuda a corroborar lo que Blesius dijo sobre Steinhoff.
Ralph confirma que él y su padre hablaron sobre el incidente de Roswell, aunque con moderación. Ralph afirma que su padre fue uno de los principales investigadores del accidente - su padre decía eso. Estaba allí, observó y analizó los restos. Cuando el joven Steinhoff presionó a su padre sobre el asunto, su padre le contestó: "Los que saben no hablan, y los que hablan no saben".
Alfred C. Loedding era un estadounidense que se convirtió en ingeniero civil de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos en Wright Field, más tarde trasladado a la Base Aérea de Wright-Patterson. En un tiempo fue socio de trabajo de la leyenda de la cohetería, el Dr. Robert Goddard. Una de las áreas de interés de Loedding eran los aviones de diseño de perfil bajo, como las alas voladoras o los diseños de discos voladores, incluidas numerosas patentes relacionadas registradas en la Oficina de Patentes de los Estados Unidos. Loedding mantenía oficinas en las divisiones de ingeniería T-3 y T-2, donde el trabajo, a menudo, se centraba en la ingeniería inversa de los aviones enemigos. Loedding parece ser un "individuo silenciado" porque la información sobre él de fuentes oficiales es escasa. Su familia (incluido su hijo Donald) ha comentado que los documentos solicitados a la Fuerza Aérea sobre su padre "no existen".
¡
Alfred Loedding


 
  
En el verano de 1947, cientos de informes de objetos voladores no identificados ganaron considerable publicidad y fueron tomados en serio por el ejército estadounidense. Debido a su experiencia en el diseño de aviones de perfil bajo- similar a la forma de "disco volador" o "platillo volador" de muchos OVNIs avistados - Loedding se convirtió en el foco de los primeros informes informales sobre OVNIs acopiados por la Fuerza Aérea, sirviendo como enlace entre el Pentágono y los oficiales de la USAF y los investigadores de OVNIs, Howard M. McCoy y William R. Clingerman.
De 1948 a 1949, Loedding fue miembro de Project Sign, el brazo investigador oficial de OVNIs de la USAF. Loedding investigó muchos reportes de OVNIs y entrevistó a testigos, incluyendo la famosa fotografía de Rodas de 1947 y el incidente del OVNI Chiles-Whitted. Según Michael Hall, Director Ejecutivo del Museo Nacional Atómico de Nevada, Alfred Loedding "supervisó a los científicos clave de la Operación Paperclip al final de la Segunda Guerra Mundial", presumiblemente incluyendo tareas y revisiones técnicas. Y la investigadora Wendy Connors afirma de Loedding que "él era de ascendencia alemana, hablaba alemán con fluidez, y regularmente cenaba con científicos alemanes de la Wright Field en su casa". Esto significa que Loedding estaba en la confluencia de los científicos alemanes de Paperclip y el fenómeno de los OVNIs en Estados Unidos -  Loedding que también invirtió la ingeniería de la nave extraterrestre, trabajó en el diseño de discos voladores. Su relación con Roswell siempre ha sido rumoreada, y si es así, su dirección sobre algunos científicos seleccionados de Paperclip en la materia parece muy posible.




LOS CIENTÍFICOS DEL PAPERCLIP ERAN PERFECTOS PARA EL PROGRAMA
 Los conocimientos técnicos y la perspicacia de los ingenieros y científicos aeronáuticos alemanes superaron en muchos aspectos a los nuestros. Tenían un talento de clase mundial en cosas aéreas. Así que tiene mucho sentido que se les pidiera que estudiaran cosas de fuera de este mundo. Sus conocimientos de ingeniería y sus maneras de enfocar las cosas eran diferentes a las nuestras, y eran muy necesarios para obtener una perspectiva experta y tal vez alternativa sobre el evento. El grupo de científicos elegidos dentro del Paperclip fue llevado al lugar del accidente para verlo en sobre el terreno, tal y como apareció por primera vez. Esto les ayudaría a realizar análisis de fallos y a determinar la trayectoria y la velocidad del impacto. Otras evaluaciones se harían más tarde en laboratorios gubernamentales y contratados por el gobierno. Y tales científicos ya estaban bajo la atenta mirada del gobierno, retenidos en una especie de custodia. Además, también estaban acostumbrados a mantener la boca cerrada. Los científicos de Paperclip eran de hecho los tipos perfectos para haber sido informados sobre Roswell, y parece, que eso es precisamente lo que pasó.

(Este autor desea extender su agradecimiento a los investigadores y colegas Tom Careyy a Don Schmitt por sus aportaciones y esfuerzos en la búsqueda de información sobre la operación Paperclip y Roswel)».






Anthony Bragalia


(Prohibido reproducir sin autorización del autor)

Articulo original aquí