miércoles, 1 de diciembre de 2021

ELIZONDO: “LOS MIEMBROS DEL CONGRESO HAN VISTO SUFICIENTE INFORMACION CONVINCENTE SOBRE LOS OVNIS COMO PARA CONTINUAR CON LA INVESTIGACIÓN”


 




Marik von Rennenkampff  ha publicado un artículo titulado «Ex-officials voice deep concerns over new Pentagon UFO unit» (01/12/2021) donde recoge las opiniones de Lue Elizondo y Chris Mellon sobre los últimos movimientos originados en torno a los denominados OVNIS del Pentágono: «Según dos ex funcionarios del Departamento de Defensa, la oficina del Pentágono encargada recientemente de evaluar los encuentros de los militares estadounidenses con objetos voladores no identificados (OVNIs) está lamentablemente mal equipada y dotada de personal inadecuado para abordar su nueva misión. Además, la iniciativa amenaza con desbaratar una propuesta del Congreso que exigiría una transparencia gubernamental sin precedentes sobre los OVNIs. En una entrevista, Luis Elizondo, antiguo jefe de una unidad informal del Departamento de Defensa que evaluaba los informes militares sobre OVNIs, me dijo que tenía profundas reservas sobre la Oficina del Subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad (OUSD(I&S)) que dirige un esfuerzo gubernamental para investigar el fenómeno OVNI. Según Elizondo, los OVNIs "no son únicamente una cuestión de inteligencia. Si queremos 70 años más de secretismo sobre este tema, el OUSD(I&S) es el lugar perfecto para ponerlo. Han tenido cuatro años hasta ahora, y tenemos pocos esfuerzos al servicio del interés público". Refiriéndose a la legislación pendiente redactada por la senadora Kirsten Gillibrand (demócrata de Nueva York) que obligaría a informar sobre los OVNIs sin clasificar revolucionando el estudio de este fenómeno por parte del gobierno, Elizondo cree que "si queremos un cambio significativo y transparencia, deberíamos mantener el espíritu de la enmienda Gillibrand". Christopher Mellon, que dirigió la organización predecesora de la OUSD(I&S) durante las administraciones de Clinton y George W. Bush, se hizo eco de las preocupaciones de Elizondo. Mellon expresó su "conmoción" por el hecho de que la OUSD(I&S) esté asumiendo una misión permanente de análisis de los encuentros con OVNIs. Como señala Mellon, su antigua oficina es una organización de supervisión -en lugar de operativa-, sin "financiación, autoridad de línea, contratación, mando o capacidades técnicas" relevantes para ejecutar el tipo de investigaciones sólidas sobre OVNIs que exige la legislación bipartidista de Gillibrand. Al igual que Elizondo, Mellon cree que "la incapacidad de [OUSD(I&S)] para comprometerse eficazmente en el tema [OVNI] es la razón por la que no ha cambiado o se ha logrado tan poco desde 2004". La referencia de Mellon a 2004 no es casual. Aquel noviembre, cuatro pilotos navales observaron a corta distancia un misterioso objeto volador que parecía hacer gala de tecnologías extraordinarias. Según la tripulación, la nave desconocida aceleró instantáneamente hasta alcanzar velocidades hipersónicas sin motores, alas u otras superficies de control perceptibles. El relato de los pilotos sobre el incidente de 2004 ha sido corroborado por operadores de radar a bordo de un barco cercano y de un avión de mando y control aéreo. Los análisis de inteligencia sobre el encuentro descartaron que las aeronaves chinas o rusas altamente avanzadas fueran explicaciones plausibles. Por su parte, los pilotos que observaron el objeto creen que "no era de este mundo". El incidente de 2004 no fue un hecho aislado. En los últimos años, el personal militar ha informado a los miembros del Congreso y ha hablado públicamente sobre encuentros con objetos no identificados que operan con aparente impunidad en el espacio aéreo sensible. Además, los informes de múltiples observadores de gran credibilidad sobre misteriosas naves "inteligentemente controladas" que exhiben tecnologías extraordinarias se remontan a la década de 1940. Con notables paralelismos con las recientes evaluaciones de los servicios de inteligencia, los análisis desclasificados del gobierno entre 1947 y 1952 sugerían explicaciones extraordinarias para los encuentros de OVNIS más convincentes. Pero después de que los temores de seguridad nacional de la Guerra Fría desencadenaran siete décadas de ofuscación gubernamental, burla y menosprecio de los informes sobre OVNIs, Elizondo no está "convencido de que enterrar este [asunto] en las profundas y oscuras entrañas del Pentágono bajo una organización de inteligencia sea la mejor manera de arrojar luz sobre un tema que necesita un enfoque de todo el gobierno". Comparando el problema de los OVNIs con el cambio climático, en el que el gobierno "trajo gente de fuera para servir en un papel [y] capacidad de asesoramiento", Elizondo cree que la implicación de "[la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica], [la Administración Federal de Aviación], el mundo académico [y] la comunidad científica" -como ordena la legislación propuesta por Gillibrand- es de vital importancia. Según Elizondo, "hemos tenido 70 años para tratar de resolver [el problema de los OVNIs] como gobierno [mientras] lo mantenemos en los sótanos secretos, y no nos hemos acercado a resolverlo. ¿Por qué vamos a repetir el mismo error otra vez? ¿Estamos locos? Esa es la definición misma de la locura. ¿No hemos aprendido?". Aunque elogió la atención que la Subsecretaria de Defensa Kathleen Hicks ha prestado al tema de los OVNIs, Elizondo expresó su preocupación de que Hicks "esté siendo engañada por ciertos elementos y miembros de su propio personal". Según Elizondo, "si [Hicks] tuviera la imagen completa, no habría tomado la decisión" de poner la misión OVNI bajo el ámbito del OUSD(I&S). Presionado sobre sus reservas respecto a que el OUSD(I&S) aborde el problema OVNI, Elizondo señaló "una combinación de ineptitud, objeción moral al tema [y] el clásico estigma y tabú". Ampliando este punto, Elizondo afirmó que "existe documentación que, de hacerse pública, ilustraría el sentido de urgencia y la necesidad de una oficina neutral, imparcial [y] objetiva" para investigar el fenómeno OVNI. Elizondo también mencionó su renuncia en protesta por la falta de atención de alto nivel hacia el tema, diciendo: "En algunos casos hay individuos que han tomado como algo personal que me haya ido de la manera en que lo hice, y quieren que todo este tema desaparezca." Desde una perspectiva estratégica, Elizondo cree que los altos cargos de la OUSD(I&S) "quieren centrarse en las amenazas que pueden definir, no en las que no están definidas". Según Elizondo, "en el [Departamento de Defensa] somos muy buenos a la hora de abordar amenazas definidas, ya sean [armas de destrucción masiva], o terrorismo u operaciones de estabilización. Pero cuando llegas a algo que está mal definido - [donde] no sabemos qué es, no sabemos de dónde viene, no sabemos cuáles son sus capacidades, no sabemos cuál es su intención [y] no sabemos quién está detrás del volante - ese es un tema realmente difícil de abordar desde la perspectiva de la seguridad nacional". "[Pero] el hecho de que no conozcamos el origen [de los ovnis], no significa que debamos seguir escondiendo la cabeza en la arena". Elizondo también expresó su preocupación por la transparencia del gobierno, afirmando que "hay mucha documentación que corrobora que ciertos elementos de [OUSD(I&S)] no han sido comunicativos. Esa es una de las razones por las que hay una evaluación [del Inspector General del Departamento de Defensa], para determinar cómo están manejando o, en este caso, manejando mal el tema [de los OVNIS] durante los últimos cuatro años." "Se trata de la misma oficina que ha hecho una gran chapuza [con el tema OVNI] y que ha estado diciendo a la gente: 'Aquí no hay nada que ver', para incluir no sólo a los altos dirigentes [del Departamento de Defensa] sino también al [Inspector General del Departamento de Defensa] e incluso al Congreso. Cuando hablo con ciertos elementos del Congreso, todos dicen lo mismo: que el apoyo [del OUSD(I&S)] ha sido decepcionante". Aunque señala que hay funcionarios "competentes" y "patrióticos" en la OUSD(I&S), Elizondo cree que ciertos altos dirigentes de la oficina están operando de una manera que "no es coherente con la agenda que el Congreso tiene para el pueblo estadounidense". Además, Elizondo cree que estos funcionarios de carrera de la OUSD(I&S) "no quieren que [el tema OVNI] se haga público. Porque entonces van a tener que desenrollar la cinta y admitir ante mucha gente que no han estado diciendo la verdad sobre este tema." Refiriéndose, en parte, a los repentinos desmentidos del Pentágono de que él dirigía la unidad informal de análisis OVNI del Pentágono, Elizondo anticipa más represalias por hablar. Pero Elizondo expresó un cauto optimismo de que la histórica legislación bipartidista sobre OVNIs de la senadora Gillibrand se convierta en ley, cuando dijo: "Creo que estamos en un buen momento. Creo que hemos avanzado mucho. Parece que hay mucha gente que realmente está tratando de apoyar esto de una manera productiva, no sensacionalista." Según Elizondo, "los miembros del Congreso están asumiendo un gran riesgo al considerar siquiera este tema en particular. Son personas que tienden a tener aversión al riesgo, para empezar, y sin embargo están dispuestos a poner en juego su credibilidad." "¿Qué te dice eso?", preguntó. "Eso te dice que han visto información lo suficientemente convincente como para estar dispuestos a hacer lo necesario"».

 




JOSE ANTONIO CARAV@CA



Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.


martes, 30 de noviembre de 2021

¿ESTA ENTORPECIENDO EL DEPARTAMENTO DE DEFENSA LAS INVESTIGACIONES "PUBLICAS" SOBRE OVNIS?

 




Cristopher Sharp ha publicado un artículo titulado «Surrounded From All Sides, The Pentagon Will Lose Its UFO Battle - And That Starts This Week In Congress» (29/11/2021) donde expone las ultimas controversias surgidas en torno a la nueva oficina creada por el Pentágono para estudiar los OVNIS: «El Pentágono está siempre un paso por delante cuando se trata del tema de los Fenómenos Aéreos No Identificados (UAP). No sólo ha socavado al Congreso, sino que ahora está oponiendo una resistencia desesperada mientras está rodeado por todas partes. La verdad saldrá a la luz, pero las acciones del Pentágono no hacen más que agravar sus problemas.

LA NUEVA OFICINA SOBRE LOS UAPS DEL PENTÁGONO ENFURECERÁ A LOS POLÍTICOS

La semana pasada, el Departamento de Defensa (DoD) decidió establecer una nueva Oficina / Grupo para reemplazar la Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados (UAPTF) de la Marina de los Estados Unidos. La Oficina se llama Grupo de Sincronización de Identificación y Gestión de Objetos Aerotransportados (AOIMSG) - no es exactamente algo fácil de decir. Pista: esa es la cuestión. El movimiento del Departamento de Defensa se produjo con el respaldo de dos altos miembros de la Administración, Avril Haines (Directora de Inteligencia Nacional) y Kathleen Hicks (Subsecretaria de Defensa). No es una buena imagen. El Departamento de Defensa puede alegar que simplemente estaba respondiendo a la Evaluación Preliminar de la UAPTF de junio y al posterior memorando de Hick. Pero lo hizo con pleno conocimiento de que la enmienda Gillibrand-Rubio del Senado (a la NDAA 2022) era una versión muy superior de la AOIMSG. Es más, la versión del Senado incluye la transparencia pública y del Congreso y la inclusión de un puente de comunicación con la comunidad científica. La oficina propuesta por el Senado se llama Oficina de Anomalías, Vigilancia, Seguimiento y Resolución (o Astro), un nombre mucho más digerible, perfecto para el discurso público y la transparencia. La AOIMSG, respaldada por Hicks y Haines, contrasta con la agenda de confianza y transparencia de la Casa Blanca. Esto llega en un momento en que el tema de los UAP es de suma importancia para la seguridad nacional y ha despertado la imaginación del público. El AOIMSG es un vergonzoso y antidemocrático grupo, que apesta a secretismo y a statu quo ineficaz. Es un gran paso en falso del Departamento de Defensa, Haines y Hicks. De hecho, va en contra de los deseos de transparencia del Congreso de algunos de los políticos más poderosos del país que representan a ambos partidos. El vicepresidente del Comité de Inteligencia del Senado, Marco Rubio (republicano), ha comentado anteriormente que él y algunos de sus colegas están muy interesados en el tema y quieren saber qué es lo que sobrevuela las instalaciones militares más sensibles de la nación, ya sea terrestre o de otro tipo. La senadora Gillibrand (demócrata), que a juzgar por sus comentarios anteriores, debería oponerse significativamente a la nueva creación del DoD, ha declarado recientemente: "No tener ninguna supervisión o responsabilidad hasta ahora para mí es inaceptable". Ese sentimiento se ha visto reflejado en la enmienda Gillibrand-Rubio, según la cual cuatro comités claves del Senado y sus equivalentes de la Cámara de Representantes (incluido el de Asignaciones) serían informados dos veces al año sobre los UAP. Por lo tanto, el DoD tendría que rendir cuentas de sus acciones y de cualquier falta de cooperación dentro de sus agencias asociadas.

ASPECTOS ALARMANTES DE LA OFICINA DE UAP DEL DOD

La AOIMSG (según tenemos entendido) no tendría supervisión del Congreso y no incluiría informes públicos no clasificados, a diferencia de la ASTRO. Esto nos lleva a preguntarnos por qué el Departamento de Defensa no quiere informar a los políticos y ofrecer transparencia pública sobre este tema. ¿Qué intentan ocultar? Es una imagen alarmante. Si esto refleja (como algunos especulan) la tecnología rusa o china, entonces ¿no deberían los comités, incluyendo Relaciones Exteriores, Servicios Armados e Inteligencia, estar al tanto de la información, para que se puedan tomar las decisiones necesarias? Existen CERO posibilidades de que los senadores y representantes reaccionen positivamente al AOIMSG del Departamento de Defensa. ¿Uno puede preguntarse si los políticos fueron siquiera avisados por el DoD antes de anunciar su nueva Oficina? Durante los últimos años, los políticos han sido informados sobre los UAP y no se dejarán engañar por las últimas acciones del DoD.  Y no se trata sólo de transparencia: los apartados claves contenidos en ASTRO, pero no incluidos en AOIMSG, (según lo que entendemos del memorando de Hicks) son los siguientes:

1.- Ninguna referencia a que los UAP sean transmediático - el nuevo grupo se concentraría en los fenómenos aéreos, ignorando cualquier actividad oceánica y quizás espacial

2.- No se exige la elaboración y aplicación de un plan de recogida y análisis de datos.

3.- No se aplica a los incidentes que se producen fuera del espacio aéreo de uso especial.

4.- No se hace referencia a las sesiones informativas públicas no clasificadas.

5.- No se estudia el impacto fisiológico de los UAP, que sí podría afectar al personal militar

6.- No se hace referencia al estudio científico ni a los puentes tendidos con la comunidad científica

7.- No se exige la consulta a países extranjeros

8.- No se exige el examen de cuestiones técnicas, como la propulsión sin combustión.

9.- No se exigen responsabilidades ni explicaciones a las agencias que ocultan datos sobre los UAP.

10.- No se menciona la amenaza que suponen sobre los activos nucleares, que pueden representar un riesgo urgente para la seguridad nacional

11.- No se exige que se faciliten al Congreso las conclusiones no clasificadas.

Los políticos responsables de la seguridad nacional deberían estar muy alarmados por el hecho de que el DoD no tenga intención de cubrir estos apartados.

¿ES EL DEPARTAMENTO DE DEFENSA SORDO A LAS CRÍTICAS?

Tal vez en una muestra más de sordera, Hicks y Haines también rebajarían la responsabilidad de los UAP al Subsecretario de Defensa para Inteligencia (USDI). El ASTRO la elevaría al Secretario de Defensa (el jefe de Hicks), y al Director de Inteligencia Nacional, a cargo de la propia Haines. Esta aparente rebaja se ha establecido a pesar de que la senadora Gillibrand calificó el asunto de "urgente". Relegar la responsabilidad no sentara bien a los políticos de ninguna de las maneras. Socavar el Congreso (especialmente en algo en lo que ambos partidos están de acuerdo) nunca acaba bien. Y cuando los Comités de Asignación de Fondos de ambas Cámaras están involucrados (sí, ASTRO significaría que están informados), podría perjudicar a la financiación y endurecer el tono para una relación de confrontación entre el DoD y el Congreso. Parece que la decisión del Departamento de Defensa podría ser contraproducente, aunque sabremos si es así en las próximas semanas, a medida que nos acerquemos a la NDAA definitiva. Por los indicios actuales, la AOIMSG parece la antítesis de la voluntad del Congreso.

AUDIENCIAS PÚBLICAS

Si el movimiento del Departamento de Defensa resulta contraproducente, es muy posible que los principales comités políticos decidan presionar para establecer las audiencias públicas, haciendo que los funcionarios del Pentágono rindan cuentas más pronto que tarde. El representante André Carson (que preside el subcomité de contrainteligencia y contraproliferación del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes) ya ha manifestado su intención de celebrar dichas audiencias. De hecho, es posible que la planificación ya esté en marcha en este momento, quizás incluso con la participación de Carson y su comité. En este posible escenario, el público se convertiría en el jurado mientras los miembros elegidos hacen preguntas a los funcionarios del Departamento de Defensa y de la Comunidad de Inteligencia. Escuchar también posibles testimonios sobre incidentes de UAP (incluso tal vez relacionados con emplazamientos nucleares) sería una señal de vergüenza para algunos dentro del DoD, y no habría ninguna acción de gracia que los salvara, especialmente cuando siguen resistiéndose a la transparencia.

INVESTIGACIÓN DEL IG

En mayo de 2021, el Inspector General del Departamento de Defensa (IG) publicó un memorándum en el que anunciaba que emprendería una "evaluación de las acciones del Departamento de Defensa en relación con los fenómenos aéreos no identificados". Al comentar el memorando a POLITICO, Christopher Mellon, ex subsecretario de Defensa para Inteligencia, declaró: "Se está viendo cómo es posible que el espacio aéreo militar restringido esté siendo violado de forma rutinaria durante meses y años y que nadie sea informado en el Departamento de Defensa o en el Congreso y que exista un fallo completo del sistema". "Eso es algo válido para que lo investiguen". El Departamento de Defensa debe ser muy cuidadoso con sus acciones, y el anuncio de la semana pasada sobre el AOIMSG puede no ser visto positivamente por quienes realizan la evaluación del IG. La reciente medida sugiere la continuación del statu quo de que el Congreso y el público sean dejados en la oscuridad sobre las incursiones. Sus acciones en las próximas semanas serán estrechamente examinadas. De hecho, la evaluación sólo se estableció después de "las quejas de los líderes del Congreso en relación con el manejo del DoD del tema UAP", según Tim McMillan de The Debrief en un artículo publicado el 4 de mayo de 2021. Una vez más, se trata de otra señal de frustración de los políticos de Washington D.C., que probablemente verán cómo la última medida del DoD se vuelve contra ellos.

 PRESIÓN INTERNACIONAL

Actualmente estamos a la espera de que San Marino presente potencialmente al Secretario General de la ONU una propuesta para crear una estructura permanente dentro de las Naciones Unidas encargada de organizar una Conferencia Mundial periódica sobre los UAP.Los movimientos para una potencial conversación de la ONU comenzaron en 2018, con los gobiernos de China y Rusia probablemente involucrados. Desde entonces, ambos países han permanecido en silencio, lo que llevó a la creación de la "Coalición Internacional para la Investigación Extraterrestre" (ICER), que ha solicitado a San Marino que se comprometa con la ONU. Si el Departamento de Defensa logra bloquear los esfuerzos del Congreso, es probable que otra nación asuma el liderazgo en esta cuestión. Este año, China reveló sus esfuerzos por investigar los UAP utilizando la IA. Esto se produce en un momento en el que los avistamientos en la nación comunista van en aumento. No está fuera de la imaginación que China pueda poner en marcha su esfuerzo en 2018 una vez más y tomar un papel de liderazgo, dejando a los EE.UU. en la estacada.

COMPROMISO CIENTÍFICO

La ciencia ha comenzado a involucrarse en el tema de los UAPs. El Proyecto Galileo de Harvard empezará pronto a investigar el UAP, dirigido por un equipo de científicos de talla mundial. Además, el administrador de la NASA, Bill Nelson, ha confirmado su interés en el asunto y ha declarado que la agencia investigará ahora el fenómeno. Esto sugiere que el estigma científico que rodea el tema se está erosionando constantemente. También hemos empezado a ver el interés científico de los académicos de otras naciones también. Por ejemplo, la Fundación de Investigación Astrobiológica de la India anunció (en julio de 2021) su propio esfuerzo de investigación sobre el tema. Si se produce un descubrimiento importante, el Departamento de Defensa y otros ejércitos quedarían en una posición embarazosa, al tener que explicar por qué han ocultado esa información o no han sido capaces de buscar esa ayuda científica desde el principio.

EL JUEGO ESTÁ EN MARCHA

Algo empieza a oler mal, como diría Lue Elizondo, ex director del Programa de Identificación Avanzada de Amenazas Aeroespaciales (AATIP) del Pentágono. La tecnología está aumentando y las organizaciones privadas están enviando gente al espacio. Cada vez es más difícil ocultar los incidentes de UAP. Y con la red cerrándose por todos lados, el Departamento de Defensa está librando una batalla perdida. Ahora es el momento de las voces autorizadas. Esas voces (que todavía tienen la mayor parte del poder) deben aceptar la nueva situación y empezar a planificar un mundo posterior a la divulgación. Si el Departamento de Defensa sigue su curso actual, tendrá importantes repercusiones. Los políticos, como Tim Burchett, ya han perdido la confianza en el DoD. Hablando con Liberation Times sobre la nueva Oficina UAP del DoD, el representante Burchett declaró: "No confío en esta nueva burocracia del Pentágono". Además, la confianza del público en el gobierno también es muy baja y las teorías de la conspiración campan a sus anchas. Combatir la verdad sólo traerá más problemas al Departamento de Defensa. Y en una época de crisis económica y sanitaria, ésta es otra cosa que no podemos permitirnos. Con el Senado preparado para considerar la NDAA 2022 esta semana, reflexionamos sobre la cuenta atrás puesta en marcha para el comienzo de la divulgación en diciembre. En nuestra opinión, la llegada de esa hora está más cerca que nunca».




JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

martes, 9 de noviembre de 2021

UNA SENADORA EXIGE INVESTIGACION OVNI TRANSPARENTE AL GOBIERNO NORTEAMERICANO

 





En un artículo titulado «Why Kirsten Gillibrand's UFO amendment deserves bipartisan suppor» (6/11/2021) el investigador Tom Rogan informa de las ultimas novedades en torno a los OVNIS del Pentágono: « El jueves, la senadora Kirsten Gillibrand presentó una importante enmienda para su inclusión en la Ley de Autorización de la Defensa Nacional de 2022, en la que se exige al gobierno que refuerce sus investigaciones sobre los fenómenos aéreos no identificados, también conocidos como OVNIS. Como informó el investigador Douglas Dean Johnson, la enmienda se centraría en la creación de una "Oficina de Vigilancia y Resolución de Anomalías". Esta oficina asumiría las responsabilidades del Grupo de Trabajo de Fenómenos Aéreos No Identificados dirigido por la Marina. La enmienda de Gillibrand merece un apoyo bipartidista. Tiene mérito político, pero también insinúa cosas que el gobierno de Estados Unidos sabe o sospecha sobre los OVNIS. En primer lugar, Gillibrand exigiría a la comunidad de inteligencia y al Departamento de Defensa que formalicen su tratamiento del fenómeno OVNI. La nueva Oficina de Anomalías tendría acceso a los recursos y capacidades de todo el gobierno y el ejército. La oficina compartiría información con sus aliados. Los informes sobre OVNIs del personal gubernamental o militar también se trasladarían a un "depósito central", con informes "que incluyan efectos fisiológicos adversos". Para fomentar la responsabilidad democrática, la oficina estaría obligada a presentar informes públicos periódicos sobre sus hallazgos. El depósito central parece estar diseñado para reducir el estigma entre el personal militar y para imponer el cumplimiento de los informes por parte de la Fuerza Aérea, que tradicionalmente ha sido reticente a informar sobre los incidentes OVNI. La oficina contaría con el apoyo de un nuevo "Comité Asesor sobre Fenómenos Aéreos y Transmediums", formado por personas del gobierno y del sector privado.  La inclusión de "transmedium" en el nombre de ese comité refleja los informes de testigos y los datos militares que indican que algunos objetos no identificados parecen capaces de moverse con una facilidad inexplicable entre los medios aéreos, espaciales y submarinos. Tres miembros del comité serían seleccionados por el administrador de la NASA y otros tres por el director del Proyecto Galileo de la Universidad de Harvard para la Búsqueda Científica Sistemática de Pruebas de Artefactos Tecnológicos Extraterrestres (actualmente dirigido por el profesor Avi Loeb). La referencia a los "efectos fisiológicos" sugiere la preocupación de Gillibrand por algunos informes, incluso de personal militar, sobre efectos adversos para la salud tras una exposición cercana a los OVNIs de los que se ha informado. Además, la nueva oficina se encargaría de "[e]valuar los vínculos entre los fenómenos aéreos no identificados y los gobiernos extranjeros adversarios, otros gobiernos extranjeros o actores no estatales". Y lo que es más importante, se encarga de la búsqueda de "teorías científicas que expliquen las características y el rendimiento de los fenómenos aéreos no identificados que superen el estado del arte conocido en la ciencia o la tecnología, incluso en los ámbitos de la propulsión, el control aerodinámico, las firmas, las estructuras, los materiales, los sensores, las contramedidas, las armas, la electrónica y la generación de energía, y que proporcionen la base para posibles inversiones futuras con el fin de reproducir dichas características y rendimiento avanzados". Ese lenguaje de "estado del arte conocido en la ciencia" es una referencia a los OVNIs más extraordinarios que han sido presenciados por observadores entrenados (aviadores navales, por ejemplo) y también captados por varios sistemas de sensores, como el radar, el sonar y la cámara de infrarrojos, y los satélites. Mientras que muchos OVNIs resultan ser globos, aviones y actividades de inteligencia militar extranjera, se considera que algunos de los OVNIs más extraordinarios son vehículos controlados de forma inteligente y de naturaleza verdaderamente no convencional. El lenguaje de Gillibrand hace referencia implícita a la creencia de aquellos en el gobierno y en el ejército de los Estados Unidos que han estudiado estos OVNIs y están seguros de que no son de origen estadounidense, chino o ruso. Como miembro de los comités de Inteligencia y de Servicios Armados, Gillibrand ha recibido información clasificada (incluyendo imágenes clasificadas) que hace que las explicaciones terrestres convencionales de algunos OVNIs sean difíciles de aceptar debido, por ejemplo, a su falta de superficies de control obvias, sus patrones de vuelo y comportamiento no convencionales, la falta de medios obvios de capacidad de propulsión, sus extraordinarias capacidades de propulsión (decenas de miles de millas por hora en el aire, y cientos de nudos bajo el agua), y sus aparentes medios de camuflaje u ocultación de su presencia. Por último, el informe exige que el gobierno preste más atención al punto de conexión de los OVNIs con las armas y potencias nucleares. Gillibrand exige que la oficina proporcione el "número de incidentes denunciados, y las descripciones de los mismos, de fenómenos aéreos no identificados asociados con activos nucleares militares, incluidas las armas nucleares estratégicas y los buques y submarinos de propulsión nuclear". También solicita informes similares sobre incidentes relacionados con OVNIs en instalaciones nucleares civiles, que según algunos funcionarios del gobierno han sido de especial interés para el tipo más sofisticado de OVNIs.  En pocas palabras, la enmienda de Gillibrand daría el siguiente paso necesario para llegar al fondo de un fenómeno complejo que exige una investigación prudente y no una estigmatización social».

 

 




JOSE ANTONIO CARAV@CA

 

 

Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

sábado, 6 de noviembre de 2021

LO QUE EL PENTÁG0NO NO DICE SOBRE SU “PROGRAMA 0VNI”




¿Es Lue Elizondo un "Caballo de Troya" de los Servicios de Inteligencia?

Desde 2017 las constantes noticias en torno a los denominados OVNIs del Pentágono no han dejado de sacudir a los medios de comunicación de medio mundo provocando un terremoto mediático sin precedentes. Pese a que se pensaba que el asunto de los OVNIs carecía de interés para el gobierno estadounidense desde que a finales de la década de los sesenta del siglo pasado canceló sus estudios a nivel oficial, la publicación de un sensacional reportaje en The New York Times lo cambio todo de la noche a la mañana. En las páginas del prestigioso periódico se reveló que el Departamento de Defensa estaba invirtiendo en total clandestinidad millones de dólares en la investigación de lo que ahora llamaban UAPS (fenómenos aéreos no identificados) Lógicamente la noticia causó un impacto inmediato a gran escala. La crónica se acompañaba de una filmación de un presunto OVNI, conocida popularmente como TIC TAC, tomada desde un caza de combate que fue reproducida en todos los noticiarios del planeta como una evidencia de la realidad de estos fenómenos.  Pero ¿Cómo era esto posible? ¿Habían mantenido las autoridades su interés por los OVNIs en total secreto? ¿Son los OVNIs reales? ¿Habían mentido al pueblo estadounidense? ¿Se trataba de naves extraterrestres? ¿Conocían la verdad y la habían ocultado? (...)

Elizondo, el nuevo “Mesías” de la Ufología 

Lógicamente no hemos llegado a la publicación del informe del UAPTF desde la nada. Todo este revuelo tiene un punto de origen.  En este caso un nombre propio, Luis Elizondo (o Lue Elizondo), un anónimo agente de contrainteligencia, quien al parecer había estado al mando del AATIP (Advanced Aerospace Threat Identification Program), el último grupo de estudio «financiado» por el Pentágono de manera opaca para la investigación OVNI. Tras abandonar su cargo en 2017 pasó a formar parte de la TTSA (To The Star Academy) un grupo multidisciplinar «creado» por el cantante Tom Delonge que aseguraba en su pomposa presentación que iba a ofrecer suculentas informaciones sobre la realidad de los OVNIs con pruebas del más alto nivel. Pero este no fue el único movimiento efectuado por Elizondo en 2017. De hecho, entre bambalinas, el exagente secreto también estuvo involucrado en la gestación de la exclusiva del New York Times ofrecida por los periodistas Leslie Kean, Helene Cooper, Ralph Blumenthal y Leslie Kean («Glowing Auras and ‘Black Money’: The Pentagon’s Mysterious U.F.O. Program». 16 de diciembre de 2017). Pero ¿Quién es realmente Lue Elizondo? ¿Podemos fiarnos de lo que dice este exagente de inteligencia?


LEER COMPLETO AQUI 





JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

lunes, 1 de noviembre de 2021

ELIZONDO Y MELLON SE UNEN AL PROYECTO GALILEO DE AVI LOEB





El pasado 30 de octubre de 2021 el proyecto Galileo ha hecho publico un comunicado donde anuncia la incorporación de Lue Elizondo y Chris Mellon en su grupo para la investigación de los fenómenos aéreos no identificados y la búsqueda de señales y firmas de origen extraterrestre: «El astrofísico líder del Proyecto Galileo, Avi Loeb, anunció las incorporaciones del Sr. Lue Elizondo y el Sr. Christopher Mellon al equipo del proyecto como afiliados de investigación. Al notar su profunda experiencia en la investigación del tema de los fenómenos aéreos no identificados (UAP) y su interés compartido en el estudio abierto y transparente de los fenómenos, Loeb les dio la bienvenida como los miembros más recientes de un equipo multidisciplinar y creciente del Proyecto Galileo. “El Proyecto Galileo se beneficiará enormemente de la amplia base de conocimientos y la sabiduría de Elizondo y Mellon”, ha afirmado el profesor Loeb. "Todos compartimos el objetivo de identificar la naturaleza de los UAPS y de objetos interestelares anómalos como 'Oumuamua".

Como afiliados de investigación, Elizondo y Mellon tienen la intención de apoyar la misión del Proyecto Galileo a través de la selección de sitios donde se ubicarán los sistemas UAP-Scope y en la evaluación de las implicaciones sociales de los datos, si se descubren firmas o artefactos tecnológicos extraterrestres. "El Proyecto Galileo, bajo el liderazgo del Dr. Loeb, es precisamente la dirección que deben tomar nuestras comunidades científicas y académicas con respecto a este tema. La investigación deliberada y metódica, junto con un rigor estricto, ayudará a garantizar que se sigan y se respeten los principios del método científico. el espíritu de la ciencia permanece preservado ”, afirmó el Sr. Elizondo.

“Es profundamente gratificante estar asociado con este esfuerzo sin precedentes de los principales científicos académicos para evaluar rigurosamente un fenómeno que durante demasiado tiempo ha sufrido un estigma y miedo inapropiados. Se necesita un científico renombrado y valiente de la talla del Dr. Loeb para confrontar la ortodoxia y explorar posibilidades que realmente tienen el potencial de transformar nuestra comprensión del universo y el lugar de la humanidad dentro de él. Estoy encantado de ser parte del equipo ”, agregó el Sr. Mellon.

Los señores Mellon y Elizondo son nombres bien conocidos en el estudio de la UAP. Sus esfuerzos para generar una mayor conciencia pública y una mayor transparencia sobre el tema fueron fundamentales para lograr que el Pentágono publicara y confirmara los videos "FLIR", "GIMBAL" y "GOFAST", tomados por las tripulaciones de vuelo del USS Nimitz y el USS. Portaaviones Theodore Roosevelt. Además, el informe "Evaluación preliminar: fenómenos aéreos no identificados" publicado por la Oficina del Director de Inteligencia Nacional en junio de 2021 -una de las inspiraciones para la fundación del Proyecto Galileo- fue el resultado directo de dos años de paciente presión pública y privada por parte de los señores Mellon y Elizondo.

Luis Elizondo es un ex agente especial de contrainteligencia y ex director del Programa de Identificación de Amenazas Aeroespaciales Avanzadas (AATIP). Sirvió en el Ejército de los EE. UU. En inteligencia durante veinte años, seguidos de nueve años de trabajo de inteligencia de defensa en el Pentágono. En 2017, Elizondo renunció a su cargo en la Oficina del Subsecretario de Defensa para Inteligencia, citando la necesidad de una mayor exposición pública y cooperación gubernamental en el estudio de la UAP. En el sector privado, Elizondo fue responsable de la distribución de los vídeos desclasificados del Pentágono. Se ha desempeñado como asesor y orador público en numerosos programas.

Christopher Mellon aporta más de veinte años de experiencia en inteligencia de defensa y asuntos de seguridad nacional, incluido el cargo de subsecretario adjunto de Defensa para Inteligencia durante las administraciones de Clinton y George W. Bush. En el sector privado, Mellon ha impulsado abiertamente la conciencia pública y la responsabilidad gubernamental con respecto al tema de la UAP. Al igual que Elizondo, se ha desempeñado como asesor y experto en pantalla de numerosos documentales y programación de televisión.

Acerca del Proyecto Galileo

El Proyecto Galileo para la búsqueda científica sistemática de evidencias de artefactos tecnológicos extraterrestres es un proyecto de investigación interinstitucional alojado en Harvard y lanzado en junio de 2021 por los cofundadores Avi Loeb y Frank Laukien. Dirigido por el profesor de ciencia Avi Loeb en el Centro de Astrofísica | Harvard & Smithsonian , el objetivo del Proyecto Galileo es llevar la búsqueda de firmas tecnológicas extraterrestres o artefactos de Civilizaciones Tecnológicas Extraterrestres (ETC) a partir de observaciones y leyendas accidentales o anecdóticas a la corriente principal de la investigación científica transparente, validada y sistemática. El Proyecto Galileo busca objetos físicos, artefactos o rastros, además de señales electromagnéticas asociadas con equipos tecnológicos extraterrestres».

Sin duda esto es una nueva vuelta de tuerca en el historial de Elizondo y Mellon que siempre se sitúan en el ojo del huracán informativo. Habrá que esperar acontecimientos...



JOSE ANTONIO CARAV@CA



Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

jueves, 30 de septiembre de 2021

ALBERT EINSTEIN VIAJO A ROSWELL PARA VER EL PLATILLO VOLANTE RECUPERADO POR EL EJERCITO


 


El ufólogo Anthony Bragalia acaba de publicar un reporte titulado «Einstein's secret trip to view Roswell UFO revealed in taped confession» (octubre. 2020) donde asegura que: «En una confesión grabada en 1993 nunca antes hecha pública, una asistente de Albert Einstein durante el verano de 1947 hizo la sorprendente admisión de que ella y el profesor fueron trasladados a Roswell (Nuevo México) bajo la dirección del gobierno y examinaron los restos y los cuerpos resultantes del choque de un vehículo extraterrestre. La entrevista de la asistente se puede escuchar a continuación. Más tarde obtuvo 2 doctorados y fue académica en universidades de Florida durante casi 50 años. Al final de su vida, sintió la obligación de revelar la verdad para la historia. Actuó en consecuencia permitiéndose registrar y detallar el viaje que ella y Einstein hicieron en julio de 1947 para examinar una nave y a la tripulación de otro mundo». Pero ¿quién ha realizado esta sorprendente declaración? Su esquela refleja parte de su biografía: «Whright, Shirley, devota hija de 85 años, falleció el 1 de julio de 2015. Nació en Boston (MA) y pasó su infancia en Chicago (IL). De adolescente se mudó a Miami Beach, donde sus padres construyeron el Tropicaire Hotel, que luego operó durante muchos años. Fue profesora y científica dedicada, y obtuvo un doctorado en Química Física y Ciencias Físicas. Fue profesora de química en MDCC durante más de 50 años. Fue alumna del Dr. Albert Einstein en Princeton. Shirley enseñó en la Universidad de Miami y Barry College y también fue instructora en la Escuela de Enfermería de JMH y en la Escuela Secundaria de Hialeah. Fue la primera mujer presidenta del MDCC, Senado de la Facultad. Fue miembro de la Tercera Orden de las Hermanas Dominicas. Durante más de 50 años, Shirley donó becas a estudiantes por excelencia en las ciencias. Una persona generosa, apoyó a muchas organizaciones benéficas y ayudó a amigos necesitados». 

Shirley Wright la autora de la sorprendente confesión.





Según Bragalia: «Su historia sobre Roswell fue contada originalmente por el difunto investigador de ovnis Leonard Stringfield en las entradas de su serie de monografías "Informe de estado - Recuperaciones de accidentes de ovnis", publicada en forma privada a principios de la década de 1990. Le dio a la asistente de Einstein el seudónimo de "Edith Simpson" para proteger su nombre y la privacidad de su familia. Pero Stringfield mencionó en su libro el nombre del investigador en Florida que se reunió con la Dr. Wright para entrevistarla, una mujer llamada Sheila Jackson. Jackson participó activamente en la organización Mutual UFO Network (MUFON) del estado. Stringfield y Jackson colaboraron para documentar lo que la mujer tenía que decir. Jackson y Wright habían compartido un amigo en común. Es a través de esta conexión que Jackson se enteró de que Wright había mencionado que ella y Einstein habían hecho el viaje a Roswell. El amigo hizo arreglos para que Jackson y Wright se conocieran. Jackson grabó el testimonio de Wright en Roswell cuando los dos acordaron reunirse en Miami, FL en noviembre de 1993». Bragalia siguió esta pista y pudo acceder a las cintas grabadas durante aquella entrevista: «Wright le explicó a Jackson que en 1947 fue elegida entre varios estudiantes superdotados para trabajar para el profesor Einstein durante el verano de 1947. Se había sometido a extensos controles de seguridad y referencias porque su trabajo la colocaría en una posición delicada. Einstein tomó un gusto profesional por Wright y la llevó a todas partes. Recordó a Einstein como "afectuoso, comprensivo y amistoso con todos sus estudiantes". Pero fue en julio de ese año cuando ocurrió un hecho que permaneció vívidamente grabado en su memoria de por vida. Ella lo había acompañado para asistir a una "conferencia de crisis" que tenía lugar en una base aérea del ejército del suroeste con la asistencia de militares y otros científicos. Habían volado de Princeton a Chicago en un vuelo regular, donde tomaron otro vuelo a un pequeño aeropuerto civil. Estaba lloviendo cuando aterrizaron y un coronel con una gabardina los condujo quizás 50-75 millas a través del desierto hasta la base. Fueron llevados a un hangar fuertemente custodiado. Fue allí donde Wright y Einstein se dieron cuenta de que estaban tratando con algo no terrenal. Ella describió la nave guardada en el hangar. "Tenía forma de disco, algo cóncavo. Su tamaño ocupaba una cuarta parte del suelo del hangar". La nave parecía estar dañada en uno de sus lados. Dijo que, por desgracia, no pudo acercarse lo suficiente para ver los detalles, ya que la nave estaba rodeada de guardias, fotógrafos y especialistas que la estaban estudiando. Wright dijo que "el cuerpo de la nave era lo que hoy llamaría un material bastante reflectante, pero cuando te acercabas a él, era bastante opaco". Añadió que "tenían mucha curiosidad por saber de qué materiales se trataba". Jackson preguntó a Wright qué era lo que más le interesaba a Einstein. Wright respondió: "La propulsión y conocer algo más sobre el universo". Y añadió: "No le molestó en absoluto ver las pruebas reales. No registré en mis notas sus comentarios iniciales, pero dijo algo así como que no le sorprendía que vinieran a la Tierra y que le daba esperanzas de que pudiéramos aprender más sobre el universo. El contacto, dijo, debería ser un beneficio para nuestros dos mundos". Jackson se preguntó cuál había sido la reacción personal de Wright ante la visión. Wright respondió: "Mi reacción fue de asombro, mitad curiosidad y quizás mitad miedo". Pero a Wright y a Einstein se les mostró algo más que una nave. También dentro del hangar de la base aérea había criaturas extraterrestres. Dijo de ellas: "A algunos de los especialistas se les permitió verlas de cerca, incluido mi jefe. Para mí todos se parecían, los cinco. Medían alrededor de metro y medio, sin pelo, con grandes cabezas y enormes ojos oscuros, y su piel era gris con un ligero tinte verdoso, pero en su mayor parte sus cuerpos no estaban expuestos, ya que iban vestidos con trajes ajustados. Pero he oído que no tenían ombligo ni genitales". Más adelante en su estancia, hubo otra etapa de su viaje. Ella y Einstein fueron escoltados en jeeps durante unos 80 kilómetros a través del desierto hasta un edificio solitario y aislado con guardias en la puerta. Cuando entraron en el edificio, un oficial les dio la bienvenida a una zona en la que había personal uniformado y médico reunido en torno a una camilla en la que una criatura se debatía por el dolor. La criatura emitía sonidos extraños, pero no hablaba. La propia Wright se mantuvo a distancia, pero la describió como un bípedo grisáceo, quizá un poco más humano que los que había visto anteriormente. Su torso estaba grotescamente hinchado. "Debía de ser un caso reciente, pero no me dijeron nada y al poco tiempo nos despidieron a todos del local".  Wright le dijo a Jackson que más tarde había oído que la criatura había sobrevivido. Wright dice que Einstein "que tenía la autorización adecuada, hizo un informe, que yo no vi. Sólo me dijeron que mantuviera la boca cerrada". Aunque no le hicieron firmar ningún papel, le recordaron su promesa de no decir nada. Jackson recuerda que Wright había mencionado que el viaje a Roswell sería negado, que no habría documentación escrita del viaje y que se borraría cualquier prueba de que se hubiera realizado. A Wright le preocupaba la posibilidad de que, en ciertos momentos posteriores al suceso, se le siguiera vigilando de alguna manera, incluso que los funcionarios interrogaran a personas de su entorno sobre ella. Al escuchar su voz y su comportamiento, la historia de Wright impresiona como algo que realmente sucedió. Cuando responde a las punzantes preguntas de Jackson, Wright contesta de forma coherente con la verdad. Además de las monografías de Stringfield, este autor utilizó los recuerdos de Jackson basados en sus notas y memorias de la entrevista. Estos fueron proporcionados tanto por teléfono como por correo electrónico. Ciertamente, Wright no tenía nada que ganar -y no ganó nada- al contar su historia. No buscaba dinero. Y no buscaba la fama, ya que su historia sólo se cuenta plenamente aquí y ahora, después de su muerte. Aunque Wright advirtió que no se encontraría un rastro de papel de su viaje a Roswell, se hicieron intentos. Se contactó con los Archivos de Albert Einstein en la Universidad Hebrea de Jerusalén y con el Proyecto de Documentos de Einstein en Caltech para ver si había algún indicio del paradero de Einstein durante el período comprendido entre el 7 y el 20 de julio de 1947 (el período posterior al accidente). Aunque las probabilidades de que existiera esa documentación eran muy escasas, era necesario abordarla. Las respuestas, a veces con gran retraso, fueron variadas.  Los Archivos de Albert Einstein ofrecieron una carta de un socio fechada el 21 de julio de 1947 (que no puede ser reproducida sin su permiso) en la que se hace referencia a su oferta para que Einstein realice un viaje en barco. La respuesta era que Einstein lamentaba no poder ir debido a la aparición de síntomas de una úlcera. El autor de la carta decía que escuchar esa noticia era "sorprendente". El hecho de que Einstein sufriera una úlcera (quizás exacerbada por el estrés) después de ver los artefactos de Roswell unas dos semanas antes puede ser significativo en sí mismo». ¿Einstein dijo algo a lo largo de su vida sobre este asunto?:  «Ya en 1920 Einstein sospechaba que la vida extraterrestre inteligente era real y que el contacto era posible. Un artículo intrigante de enero de 1920 fue publicado en el London Daily Mail, cuyo corresponsal le preguntó al pronto premio Nobel su opinión sobre la vida extraterrestre. El pionero de la radio, Guglielmo Marconi, había hablado recientemente al mismo periódico sobre misteriosas señales que, según él, podían proceder de Marte. ¿Qué pensaba Einstein? "Hay muchas razones para creer que Marte y otros planetas están habitados", respondió el profesor. "¿Por qué iba a ser la Tierra el único planeta que albergara vida humana? No es singular en ningún otro aspecto. Pero si existen criaturas inteligentes, como podemos suponer que ocurre en otros lugares del universo, no se esperaría que trataran de comunicarse con la Tierra por vía inalámbrica [radio]. Los rayos de luz, cuya dirección puede ser controlada mucho más fácilmente, serían más probablemente el primer método intentado." En 1952 se informó de que Einstein escribió al evangelista Louis Gardner en respuesta a la pregunta de éste sobre los ovnis: "Esta gente ha visto algo. Lo que es no lo sé y no tengo curiosidad por saberlo". Lo más interesante de la cita de Einstein es lo que no se dice. Aunque Einstein admite que el fenómeno es real ("Esta gente ha visto algo", subraya Einstein), dice que no quiere saber qué es lo que la gente está viendo. Esto es, por supuesto, poco sincero por parte de Einstein. ¿Desde cuándo la ciencia rehúye animar a encontrar soluciones a los misterios? Su respuesta fue claramente una "evasión". También en 1952, en una carta fechada el 12 de noviembre, Einstein responde brevemente al difunto y controvertido autor de OVNIs, Albert K. Bender. Bender preguntó qué opinaba Einstein del fenómeno de los platillos. Einstein respondió: "Estimado señor: Al no tener experiencia y sólo un conocimiento superficial del tema, lamento no poder cumplir con su petición. Atentamente, Albert Einstein" En el periódico Irish Times del miércoles 9 de julio de 1947 aparece esto: "El Departamento de Guerra de los Estados Unidos declaró anoche que no tenían noticias del "platillo volante" de Nuevo México y que estaban verificando con Roswell. El profesor Einstein dijo a un corresponsal de la U.P. que no tenía "absolutamente ningún comentario" que hacer". Creo que ahora sabemos por qué el gran profesor decidió no decir nada sobre el suceso: estuvo allí y juró no decir nada sobre ello a nadie nunca».

 


(Reproducido con autorización de Anthony Bragalia)

JOSE ANTONIO CARAV@CA

 

Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.

 

 

martes, 7 de septiembre de 2021

EL GOBIERNO USA Y LA TTSA MANTIENEN EN SECRETO EL RESULTADO DE SUS INVESTIGACIONES SOBRE LOS METAMATERIALES PROCEDENTES DE OVNIS

 



 



Según ha descubierto el investigador John Greenewald el ejército estadounidense está analizando los restos OVNIS entregados por la Academia de las Estrellas de Tom DeLongue en total secreto. Y hasta el momento ninguno de los actores implicados ha querido hacer público los resultados de las investigaciones, pese a que la TTSA es fruto de capital privado y sus inversores no tienen acceso a la información. En un artículo titulado « Army Confirms Testing UFO Debris; Secrecy May Loom For Years About Results» (07/09/2021) Greenewald relata el resultado de sus pesquisas: «En octubre de 2019, la compañía de Tom DeLonge “To The Stars Academy of Arts & Science” (TTSA) anunció un acuerdo con el Ejército de los Estados Unidos. Esto permitió a la TTSA recoger un número incalculable de artefactos OVNI; piezas de escombros u otro material relacionado con Fenómenos Aéreos No Identificados (UAP) que han recogido, y llevarlo al Comando de Desarrollo de Capacidades de Combate del Ejército de los Estados Unidos [CCDC] para "avanzar en las innovaciones de material y tecnología de la TTSA con el fin de desarrollar capacidades mejoradas para los vehículos terrestres del Ejército." En otras palabras, el Ejército aceptó ofrecer sus equipos para probar los artefactos de UAP que TTSA había recogido para ver qué resultados podían aparecer. Esos resultados se compartirían y explotarían mutuamente. Pero, ¿se ha hecho algo en los casi dos años transcurridos desde este anunció? La TTSA no ha querido hablar de ello, pero The Black Vault ha confirmado con el Ejército de  los Estados Unidos que ya se han realizado pruebas. El único problema es que los resultados reales de esas pruebas hasta el momento, y cualquier hallazgo en el futuro, pueden permanecer en secreto durante años o incluso para siempre.

El interés original

"Estas son fotografías reales del material que tenemos en nuestro poder". - Luis Elizondo, 27 de octubre de 2018 (Fuente: Keith Basterfield) A pesar de la acusación de que el material provenía de OVNIS; el Ejército no tuvo problemas en expresar su interés. "La TTSA tiene un conjunto de diferentes materiales, cuyas propiedades están interesadas en investigar. Como la investigación de materiales en general es de interés clave para la investigación del Ejército, el Ejército está interesado en cualquier conocimiento obtenido de la investigación de las propiedades de estos materiales, también", dijo el Dr. Doug Halleaux, Oficial de Asuntos Públicos para el Centro de Sistemas de Vehículos Terrestres (GVSC) del Ejército, en un correo electrónico a The Black Vault en 2019. Un comunicado de prensa de la TTSA en octubre de 2019 también mostró su interés en la colaboración con el Ejército de los Estados Unidos, y declaró que ellos, "...compartirán sus descubrimientos con el Centro de Sistemas de Vehículos Terrestres (GVSC) y la Supervivencia y Protección de Vehículos Terrestres (GVSP) y el Ejército de los Estados Unidos proporcionará laboratorios, experiencia, apoyo y recursos para ayudar a caracterizar las tecnologías y sus aplicaciones."

¿Qué falta en el comunicado de prensa? Que los descubrimientos se compartirían los resultados con el público. Parecía que ambas partes estaban deseosas de trabajar juntas y conseguir resultados. ¿Pero compartir la información con el público en general? ¿El mismo público que financió las pruebas en caso de que se realizaran? Bueno, esa era otra historia completamente distinta. Cuando The Black Vault se puso en contacto con la TTSA, no quisieron ofrecer ninguna información. Más bien, recomendaron por correo electrónico que The Black Vault escudriñara una montaña de registros en busca de respuestas. "Gracias por su consulta a este respecto. Debemos remitirle a nuestros archivos de la SEC, a los comunicados de prensa de nuestro sitio web y a otras divulgaciones públicas relativas al CRADA", respondió el equipo de prensa de TTSA a The Black Vault en un correo electrónico. No se ofrecían enlaces directos ni citas específicas (los enlaces de anclaje aquí son proporcionados por The Black Vault.) Entre todo lo anterior, se incluía una enorme cantidad de información repartida entre el sitio web de TTSA, la SEC, varios distribuidores de comunicados de prensa y cualquier otra "divulgación pública" a la que se referían, pero que permanecía sin nombrar.

Tras una exhaustiva búsqueda, The Black Vault no pudo encontrar ninguna confirmación de que TTSA hubiera realizado alguna prueba. Lo más cercano a eso fue en realidad una negación de que algo había sucedido en el marco del acuerdo con el Ejército de los Estados Unidos, y eso se encontró en su Reunión Anual de Accionistas de 2021, que tuvo lugar el 24 de marzo de 2021. Tom DeLonge, CEO de TTSA, dijo a los accionistas: "Tal y como se anunció a principios de 2019, llegamos a un acuerdo de colaboración con el Ejército de los Estados Unidos. Esta fue la continuación y el siguiente paso de nuestro proyecto ADAM para analizar y avanzar en nuestra comprensión de los materiales exóticos recogidos. El alcance del acuerdo con el ARMY abarcaba la ciencia de los metamateriales, las comunicaciones avanzadas, el camuflaje de vehículos y la propulsión de energía por haces. Este contrato tiene una duración de cinco años, lo que permite al Ejército acceder a los datos de TTSA para apoyar la investigación del Ejército. A cambio, TTSA obtiene acceso a conocimientos científicos que aceleran la calidad y el ritmo de nuestra investigación. Iniciamos esta asociación a principios de 2020 con entusiasmo, recibiendo a los principales oficiales del Ejército de Estados Unidos en nuestra sede de San Diego. Desgraciadamente, poco después la pandemia se impuso y todas las operaciones relacionadas con nuestro proyecto se cerraron por motivos de seguridad o se reorientaron para centrarse en otras prioridades gubernamentales relacionadas con el estado de emergencia nacional. Como parece que se vislumbra una luz en el horizonte del fin de la crisis sanitaria, confío en que tendremos algunos avances interesantes de los que informar a medida que avance el año y se reabra el país. Estamos dedicados a nuestra asociación y entusiasmados por continuar donde lo dejamos tan pronto como podamos".

Parece que, al menos en marzo de 2021, no había ocurrido nada realmente debido a la pandemia de COVID, al menos, eso es lo que la TTSA decía a sus inversores.  Sin embargo, cuando The Black Vault se puso en contacto con el Ejército de los Estados Unidos, fueron mucho más abiertos y transparentes a la hora de ofrecer una actualización del CRADA, aunque fueron breves. "En general, desde el inicio de la CRADA, hemos ejecutado con éxito algunas pruebas, y esos detalles y resultados, si se pueden publicar tras la conclusión de la CRADA, estarán disponibles entonces", dijo Halleaux en un correo electrónico a The Black Vault en agosto. Se desconoce la fecha o fechas de esas pruebas, y el seguimiento para obtener la fecha o fechas exactas no había sido respondido al publicar este artículo. El CRADA original durará hasta septiembre de 2023, sin embargo, no está claro si la pandemia ampliará las fechas originales debido a la pérdida de tiempo. A la finalización del acuerdo, el Ejército de los Estados Unidos no puede confirmar si se divulgará información de ellos, ya que dependerá en gran medida de los resultados reales producidos.

Si la pieza o piezas son clasificadas dependería de que el material UAP de la TTSA provenga de una tecnología humana clasificada, información que se retendría al público. La otra posibilidad es que los resultados se consideren "secretos comerciales", lo que eximiría al Ejército de los Estados Unidos de publicar los resultados a perpetuidad. La decisión de publicar los resultados recaería probablemente en la TTSA si considera que el público debe conocer sus resultados. Pero a los ojos de la ley que se vincula con la Ley de Libertad de Información, el Ejército de los Estados Unidos no podría divulgarla debido a la Exención (b)(4), que exime principalmente a "los secretos comerciales y la información comercial o financiera".

The Black Vault se puso de nuevo en contacto con la TTSA para que comentara, dada la revelación enviada a The Black Vault de que se habían realizado pruebas. Preguntados sobre la confirmación de que el público en general conocerá sus hallazgos, y que los resultados de las pruebas se divulgaran, se limitaron a contestar: "No estamos en condiciones de proporcionar un comentario en este momento." Cuando se preguntó al Ejército de los Estados Unidos sobre el cierre de sus instalaciones durante la pandemia, Halleaux confirmó que hubo momentos en los que los laboratorios no estuvieron disponibles. "Tanto la disponibilidad de los laboratorios como los horarios de las pruebas fueron intermitentes durante el punto álgido de la pandemia de COVID-19; en muchos casos, nuestras medidas de protección de la salud significaron que los viajes se limitaron únicamente a fines de misión crítica para los que las pruebas de CRADA no cumplen los requisitos. En consecuencia, cuando se restringieron los viajes, no fue posible realizar las pruebas". Cuando se le preguntó con qué frecuencia, o cuándo exactamente, las instalaciones estaban fuera de los límites, no se pudo dar una respuesta en el momento de la publicación de este artículo.

Los documentos

Además de buscar comentarios para publicar directamente del Ejército de los Estados Unidos y de la TTSA; The Black Vault se basa en gran medida en la Ley de Libertad de Información (FOIA) para eliminar las capas de secreto en cuestiones como estas. Así, en enero de 2021, se presentó una solicitud de FOIA para todos los memorandos, cartas, informes, correos electrónicos, etc., que se generaron debido a esta CRADA hasta ese momento.  La carta de respuesta de la FOIA a The Black Vault describía el alcance completo de la solicitud. El objetivo principal era obtener los informes que se consideraban "hitos" según el acuerdo. Esto se esbozaba en la penúltima página del CRADA: La solicitud de la FOIA fue respondida el 12 de agosto de 2021, con un lote de documentos relacionados con la reclamación. Lo que estuvo ausente, fue cualquier informe de la TTSA o actualización del mismo presentado al Ejército. Lo cual, si existiera, habría aparecido en el ámbito de mi solicitud. Los registros se referían principalmente a las solicitudes de The Black Vault para mantenerse al día sobre el CRADA, junto con referencias a otros posibles intereses de los medios de comunicación en el CRADA. Al parecer, según los registros, The Black Vault fuimos los únicos que preguntaron.

El Pentágono se involucra

En un mensaje de "Media & Public Affairs Activity Weekly Update" enviado el 7 de mayo de 2021, el GVSC del Ejército de Estados Unidos envió lo siguiente: Este registro muestra que en mayo, coincidiendo con los intentos de The Black Vault de obtener actualizaciones con respecto a la CRADA, el Departamento de Defensa (DoD) solicitó que la consulta se trasladara a sus manos. Por la redacción de lo anterior, la probable PAO (Public Affairs Officer) a la que se hace referencia sería Susan Gough; la única portavoz del Pentágono encargada actualmente de responder a todas las consultas relacionadas con los UAP y los OVNIS. Esto es motivo de preocupación, ya que los mensajes del Pentágono en relación con el tema UAP han estado llenos de declaraciones modificicadas e información contradictoria. Si el documento anterior revela realmente que el Pentágono y Gough se han hecho cargo de la mensajería detrás de la CRADA; puede ser muy difícil obtener respuestas sólidas del lado del gobierno de este acuerdo.

Pero espera, eso no es todo.

El Pentágono niega estar involucrado

The Black Vault se puso en contacto con el Pentágono para saber por qué se había hecho cargo de los mensajes relativos al CRADA. Según ellos, el Pentágono nunca se hizo cargo de la mensajería para el CRADA con TTSA, y por lo tanto, declararon que el Ejército de EE.UU. / GVSC seguía siendo el líder para cualquier y todas las preguntas relacionadas con él. No se recibió ninguna declaración formal para su impresión, pero se confirmó que lo anterior se publicaría para mayor claridad.No está claro por qué los documentos obtenidos a través de la FOIA mostraron que hubo una "solicitud [por parte] del grupo de trabajo del Departamento de Defensa que se creó para trabajar los diversos temas relacionados con los OVNIs..." y para que las consultas se trasladaran a ellos.

¿Obtendremos alguna vez respuestas?

Sigue sin estar claro si esta CRADA, que entusiasmó a muchos, producirá resultados que se den a conocer al público. Desde el punto de vista del Ejército de Estados Unidos, dependerá de numerosos factores que tardarán años en determinarse.Desde el punto de vista de la TTSA, no quieren añadir ningún comentario. ¿Conseguirá el público alguna vez resultados, y mostrarán los análisis a través del método científico que los restos de UAP tienen origen extraterrestre?

Puede que nunca lleguemos a saberlo».





JOSE ANTONIO CARAV@CA




Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.