lunes, 1 de abril de 2019

UMMO: LA MISTERIOSA HUELLA DE MULHOUSE

 
 
 




El célebre y controvertido caso Ummo ha tenido diversas ramificaciones a cuál más curiosa y extraña en varias partes del mundo. Aunque la raíz de todo el entramado, las famosas misivas “extraterrestres”, se demostró completamente falso, obra del parapsicólogo José Luís Jordán Peña, resulta desconcertante comprobar como a lo largo de los años se han acopiado un buen número de sucesos donde se ha denunciado la presencia de OVNIs con el famoso emblema ummita  )+( en su fuselaje.

Uno de estos episodios relacionado con Ummo sucedió en Francia. Nada raro ni extraordinario, ya que nuestro vecino cuenta con una larga y dilatada tradición en la divulgación de los textos facilitados por los supuestos habitantes de la estrella Wolf-424. De hecho, numerosos estudiosos galos se han sentido poderosamente atraídos por los centenares de epístolas ummitas remitidas desde varios rincones del planeta y junto a España es el país que mas se ha ocupado de popularizar las andanzas de estos peculiares “viajeros del espacio” que se resisten a ser olvidados pese al tiempo transcurrido.
El suceso que nos ocupa sucedió en Mulhouse-Riedisheim (Haut-Rhin) el 25 de junio de 1971 y guardando las prudentes distancias tiene ciertas semblanzas con el célebre y denostado aterrizaje de Aluche (Madrid, 1966), del que se piensa fueron autores fraudulentos Jordan Peña y Vicente Ortuño.
Sobre las 23:00 horas, tras una fuerte tormenta, Joel Schweitzer y un amigo caminaban por un sendero, en las afueras del pueblo, cuando observaron sorprendidos una potente luz en el cielo que se acercaba hacia donde ellos se encontraban. El brillo fue comparado al que produce una “lámpara eléctrica”. Intrigados comprobaron que aquel objeto no era una aeronave convencional. Se trataba de un insólito objeto metálico muy brillante, plano por su parte frontal y provisto en su parte opuesta de una protuberancia, como una gorra, donde había una especie de faro brillante de color blanco. Aquel artefacto podría tener unos 8 metros de diámetro por unos 2 metros de altura. Se acercó hasta unos 25 metros de distancia de los testigos y en esos momentos se encontraba a unos 15 metros de altura en total silencio.



"Vimos un gorro esférico de metal pulido que parecía un disco que giraba rápidamente estacionario a quince metros del suelo durante dos minutos mientras disminuía su velocidad de rotación”.
 
El OVNI en su aproximación a tierra




 
 
El objeto se dio la vuelta y ahora mostraba su parte plana y recta hacia abajo. Después de unos segundos el objeto comenzó a descender lentamente. Según el testigo, el OVNI había aterrizado o se había situado a escasa distancia del terreno. No lograron ver ningún tipo de tren de aterrizaje, ya que la parte inferior del objeto brillaba mucho. Todo estaba en silencio y ni siquiera los perros de los alrededores ladraban. Durante aproximadamente minuto y medio, el artefacto permaneció en "tierra", hasta que despegó y se fue alejando en la distancia, hasta que a gran velocidad salió disparado hacia arriba.

El meticuloso investigador galo Henry Durrant en su obra clásica “Dossiers de los OVNIS” (1979) relataba que Los testigos volvieron al día siguiente y descubrieron huellas muy visibles. La alfalfa y la hierba, segadas desde hacía unos días, sin tener mas de 5 o 10 cm de altura, el terreno seco. Se descubrió un gran circulo con 6́20 metros de diámetro; en el centro una H mayúscula con ramas de 2́20 metros de longitud separadas en 2́20 metros; tres huellas circulares de 30 cm de diámetros dispuestas en triangulo isósceles excéntrico, un pequeño agujero de sección cuadrado en el interior del enorme círculo, la hierba ennegrecida pero no quemada. Sobre el gran circulo sobre la H mayúscula, sobre las tres huellas circulares la hierba estaba aplastada, inclinada, rota.” Por su parte el investigador anotó que una de las marcas circulares de 30 cm estaba en el interior del círculo, las otras dos fuera del círculo a 5.50 de la primera y distanciadas a 4.20 metros. El estado de la superficie de estas huellas se hizo visible por el aspecto que presentaba la hierba: aplanada y ennegrecida, por efecto de una fuente de calor que no llegó a quemar la planta.
 
La huella encontrada en la zona
Croquis de la huella. (Cortesía F. Lagarde)
 
 
 

 

Lo investigador Gérard Barthel y Jacques Brucker en su libro "The Great Martian Fear” (1979) concluyeron, sin aportar mayor información que: “la huella estaba hecha de hollín”. A este respecto el investigador galo Patrick Gross escribe que: “en las fotografías realizadas, la huella es "blanca", o al menos, más clara que la hierba circundante. Sin embargo, según los hallazgos iniciales, ésta debería haber estado "ennegrecida". ¿Acaso, alguien “marcó” el rastro con yeso o harina para que fuera mas visible en las fotografías? Todo parece indicar que las fotografías se tomaron varias semanas después del presunto aterrizaje, mientras que las huellas aún eran visibles en septiembre, según el testigo principal”. Otro detalle curioso. El investigador Jean-Pierre Schirch en un artículo para "Lumières Dans La Nuit" (LDLN.117. Abril. 1972) denominado "Atterrisage à Mulhouse (Haut-Rhin)" dijo que: «Uno puede preguntarse por qué, en un lugar tan poblado, rodeado de muchas casas, casi en el centro de la ciudad, no apareció ningún otro testigo. Esta es una observación que se hace con frecuencia. Es posible que las circunstancias no se prestaran a una especial atención. El artefacto no hizo ningún ruido, llegó bastante tarde: alrededor de las 21:30, después de una tormenta, pocas personas estarían mirando al exterior durante el corto espacio de tiempo que este artefacto se manifestó”. Por parte, en la revista "Light in the Night" se informó que un “un amante de la ufología local”, el Sr. Nueffer, observó un misterioso objeto volador, el mismo día sobre las 17:55 y las 18:00 horas. Fue descrito como una bola de fuego de color naranja amarillento, que no emitía ningún sonido.
 
La huella hallada en Francia tiene semejanzas con la pista de aterrizaje de un helicóptero
El caso de Mulhouse no es un incidente aislado en la pródiga casuística ovni francesa. Sin ir más lejos otro desconcertante episodio de huellas extrañas ocurrió 4 años antes. En las primeras semanas de octubre de 1967 una pareja de jóvenes que paseaba por Montadroit (Jura) descubrió en mitad del campo seis extraños orificios sobre el terreno. No había marcas visibles de animales o vehículos alrededor que indicaran la naturaleza de las perforaciones dispuestas de una forma tan geométrica y perfecta. Los agujeros tenían 30 cm de diámetro y el interior era de forma esférica y de unos 12 cm de profundidad. La hierba estaba seca y aplastada, presentando un color marrón, pero no se observó ninguna anomalía añadida. Aunque se añadió que durante el tiempo de las nevadas, la nieve en el lugar se derretía dejando los agujeros negros descubiertos. En el año 1971 los orificios seguían siendo visibles sobre el terreno. Nunca se halló una explicación a tan curioso fenómeno.
 
 
 


 

Pese a la supuesta trascendencia del hecho sucedido aquella noche de 1971, inexplicablemente no se realizó ningún tipo de investigación exhaustiva de la huella ni se recogieron más testimonios. Así mismo tampoco se efectuaron, que se conozca, análisis científicos de las huellas ni existe demasiado material gráfico de la zona del aterrizaje. A consultas efectuadas por el autor del presente reportaje al GEPAIN (Groupe d'études et d'information sur les Phénomènes Aérospatiaux Non identifiés) organismo oficial galo de estudios sobre OVNIs, éste declaró que no tiene en sus archivos información concerniente al supuesto aterrizaje OVNI de Mulhouse y que la gendarmería francesa, su principal proveedora de informes no estuvo realizando pesquisas oficiales del citado evento. No era la primera vez que se reportaban este tipo de incidentes en la zona, durante la increíble e irrepetible oleada francesa de 1954, la localidad de Mulhouse fue sobrevolada por varios objetos en forma de puro trasparente que fueron observados por decenas de personas el 23 de octubre.

Por tanto, al igual que ocurriera con el polémico caso del aterrizaje de Aluche, donde también se registraron huellas y restos anómalos tras un supuesto aterrizaje OVNI, las desconfianzas comenzaron a aflorar sobre el incidente de Mulhouse, aunque en este suceso, aún hay interrogantes por aclarar…

 

 
 
 

 


JOSE ANTONIO CARAV@CA
 

Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor . Propiedad de José Antonio Caravaca
 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario