jueves, 4 de agosto de 2022

INCREIBLES FOTOS OVNIS ANTIGUAS: ¿REAL O FAKE?


 



Desde hace algún tiempo circulan por internet unas espectaculares fotografías OVNIS (en blanco y negro) de una calidad inusitada. Ambas comparten una historia común, fueron obtenidas hace décadas por  fotógrafos profesionales, pero solo hasta fecha reciente fueron publicadas. Lo que sorprende de dichas instantáneas es su nitidez y cercanía en comparación con el conocido conjunto de las fotografías OVNIS que muestran objetos o luces, a distancia, borrosas o desenfocadas.


LA FOTOGRAFIA DE GUANACASTE

El investigador Alexis Astúa publicó un reporte titulado «Fotografía histórica-OVNI en Ostional, Costa Rica» (03/07/2011) donde recogía el testimonio del fotógrafo: «Tomada en Playa Ostional, provincia de Guanacaste en 1976, Costa Rica, mientras Germán Serrano Vargas (autor de la fotografía) realizaba trabajos para Instituto Geográfico Costarricense, a las 10 a.m, a unos 40m y a 25km por hora, éste objeto venía bordeando la playa. "Nos metimos en unos arbustos y aproveché para tomar la fotografía que les estoy mostrando, después de 35 años he decidido compartirla con todos". Fue publicada éste Domingo 3 de Julio de 2011, en la revista dominical "PROA" del diario La Nación, de Costa Rica, se desconocen más detalles, sin embargo no deja de sorprender el detalle de la misma». El fotógrafo tras hablar con el periodista se mostraba esquivo. En una comunicación personal Astúa me explicó que: «Ricardo Vilchez si hablo con él pero nunca quiso prestar el negativo para el análisis respectivo, eso fue lo que me dijo antes de fallecer. Creo que no quería que se lo robaran o le fuera a pasar algo». Sobre la historia del fotógrafo el ufólogo me dijo que: «aparentemente la persona realizaba trabajos de mapeo cartográfico en esa área, pues el Instituto geográfico junto al gobierno de Costa Rica andaba en esa época buscando maneras de generar fuentes de energías renovables como represas de energía geotérmica, la historia es muy similar a la de la toma de la laguna de Cote en volcán Arenal». Y la fecha tampoco se supo con exactitud, según Astúa: «Bueno fecha exacta no tenemos, pero según pude saber fue tomada en 1977,  entre abril y setiembre, pero no tengo exactamente la fecha».

 

Esta es la imagen obtenida por Germán Serrano Vargas

Famosa imagen OVNI que sigue sin explicarse obtenida el 4 de septiembre de 1971 del Lago Cote en Costa Rica.




Por otra lado, según me comentó el investigador costarriqueño Carles Ditsü: «El problema es que nunca se vio el negativo». Añadiendo que: «de esa foto tiene más datos el don Sergio Loaiza la persona que fotografío el ovni de la laguna de Cote. Don Sergio nunca mencionó que fuera falso y los hermanos Vilchez Navamuel conocidos investigadores del fenómeno OVNI en Costa Rica tampoco hablaron de un fake, solo lamentaron que no hubieran más datos».


LAS FOTOGRAFIAS OVNI DE COLIMA

La segunda de las fotografías tiene una historia más elaborada si cabe, aunque su trayectoria fue mucho más corta en tiempo al descubrirse pronto cual era su origen. Así se comentó en su dían el hallazgo de unas asombrosas fotos OVNIS: «Este es el avistamiento OVNI más famoso de México en el año 1958. Las imágenes lanzadas desde Colima, México, muestran imágenes muy claras de un OVNI en los cielos de la ciudad. Es uno de los mejores avistamientos jamás capturados. Fue tomado por Javier Torres y Alejandro Dueñas mientras conducían un día. Estaban ocupados tomando fotos de la belleza natural que los rodeaba cuando vieron el misterioso objeto corriendo por el cielo frente a ellos. Parece ser un típico platillo volador. Al redirigir su cámara, dispararon al objeto y lograron obtener una imagen increíblemente clara. Obtuvieron cuatro imágenes del objeto no identificado, y hasta la fecha, se cree que es una de las mejores evidencias de que los alienígenas sí existen. Parece ser típico de un platillo volante, no muy diferente del que se dice que aterrizó en Roswell en el mismo período. La Sra. Carolina Estrada, la de dueña de las imágenes en este momento, declaró en una entrevista sobre el asunto que “Estas fotografías fueron tomadas en la carretera Colima-Guadalajara en la ruta más corta, las imágenes fueron tomadas por un reconocido fotógrafo de Colima llamado Javier Torres en la compañía de Alejandro Dueñas, se dirigieron a Guadalajara cuando se detuvieron para tomar un par de imágenes del paisaje cuando vieron un OVNI a unos 40 metros de ellos y decidieron tomar algunas fotografías de él. Según los informes, el misterioso platillo volador viajó a una velocidad increíble a través del cielo, Javier Torres aprovechó el momento en que el OVNI hizo una parada abrupta y logró fotografiarlo mientras el misterioso platillo volador permanecía flotando en el aire”. Ahora los escépticos pueden decir que las imágenes de este tipo se comercializan intensamente y que no hubo tal incidencia en Roswell, pero hay muchos creyentes que ignoran lo que dicen y creen en estas imágenes tomadas por gente como Javier Torres y Alejandro Dueñas. (Fuente: UFO y Misterios citando a TERCER MILENIO TV). Otro reporte: «Las asombrosas fotos de ovnis de México y el dilema “demasiado bueno para ser verdad” Todo indica que las fotografías provienen de un avistamiento ovni que ocurrió en el monte Colima, México, en 1958. Como he mencionado aquí en algunas otras publicaciones ufológicas, México tiene una actividad ufológica intensa (impresionantemente intensa), y muchos de los avistamientos ocurren cerca de volcanes como Colima y Popocatepetl. 

Fotografía que supuestamente se obtuvo el mismo día de la secuencia OVNI


Primera imágen del OVNI

Segunda imágen del OVNI

Tercera imagen del OVNI





Los reportes referentes a estas fotografías indican que Javier Torres y Alejandro Dueñas realizaron estos increíbles clics durante un viaje entre Colima y la ciudad de Guadalajara. En ese momento, el misterioso objeto con forma de disco voló justo sobre ellos, cuando los dos estaban “preparados” con una cámara, ya que pretendían fotografiar paisajes. Es una combinación inusual de factores, que a menudo da como resultado buenas imágenes. Entonces, cuando vieron el ovni, se apresuraron a registrarlo. Gracias a la calidad de las imágenes, esta secuencia de fotografías ha sido considerada una de las mejores evidencias OVNI. Al tratarse de imágenes de un negativo de 1958, esto reduce las posibilidades de fraude digital, pero obviamente no excluye la posibilidad de engaño, que ha sido común desde la invención de la fotografía. Lo interesante de este caso es que no se hizo público en su momento, y esto en cierto modo habla a favor de la veracidad del caso, porque ¿quién hace un fraude tan elaborado para guardarlo en un cajón? Javier le habría dado las imágenes como regalo a su esposa, (quizás temeroso de lo que podrían representar para su respetabilidad si se hicieran públicas) quien las mantuvo almacenadas hasta que finalmente se las dio a su nieta quien las llevó al público. Eso sí, tenemos que pensar que esto parece una historia “demasiado buena para ser verdad”, aunque tiene sentido que personas con cierta posición social no quieran involucrarse con el fenómeno y esto lo vemos casi siempre en investigación ufológica. Muchos testigos temen que revelar contactos o avistamientos les cause problemas sociales, por lo que buscan asegurar la confidencialidad de sus identidades».  (Fuente; Philipe Kling David,  https://www.mundogump.com.br/as-incriveis-fotos-de-ufos-do-mexico 12/01/22).


UN OVNI SURGIDO DE LA CIENCIA FICCION

Pero la verdad era más sencilla. Las investigaciones emprendidas por Leopoldo Zambrano Enríquez dieron con la respuesta. En un artículo titulado  «La gran película ufológica» (20/10/2019) resolvía brillantemente el caso: «Las fotos son interesantes, como la mayoría que se presentan en casos OVNI, pero estas despedían un tufo a ciencia ficción que además me era familiar, sin embargo parecían viejas, así que decidí ver el video de Tercer Milenio para saber si había algo más de información, pero no. Lo de siempre, la mayor parte del tiempo el reportero se dedica a describir las fotografías, cosa que podemos saber con sólo ver el material que se muestra, lo interesante era el testimonio, ahí me enteré que la entrevistada es Karolina Estrada, dueña actual de las fotografías, quien refiere haberlas recibido de su abuela, y a ella le fueron obsequiadas por el fotógrafo que las tomó, Javier Torres, muy conocido en Colima según Estrada, pero no precisa fecha. Además menciona que Torres era acompañado por Alejandro Dueñas, no precisa datos de este último. El reportero refiere que tanto Torres como Dueñas ya han fallecido, cosa que me extrañó pues, al principio del video, Maussan comenta que Javier Torres y Alejandro Dueñas habían sido quienes encontraron un álbum familiar con las fotografías ¡extraordinarias! recientemente, agregando, “Sin duda, un tesoro histórico extraordinario”. Las imágenes, según cuenta Karolina Estrada, fueron tomadas en la carretera Colima-Guadalajara, sin saber precisar el punto exacto. Estrada asegura que Torres y Dueñas se detuvieron cerca de una barranca a tomar fotografías del paisaje y es ahí cuando ven un “platillo flotante” a unos 40 metros de ellos que se desplazaba a mucha rapidez, para un lado y para otro. El reportero, Carlos Clemente, sigue con la descripción de las imágenes y asegura que, “de acuerdo a lo narrado por las personas que tomaron las fotografías” (testimonio que menciona en el video la dueña de las fotografías) el objeto se movía rápidamente en cuestión de segundos y después se detenía permaneciendo estático permitiendo que fueran realizadas las fotografías. Entre líneas se puede leer que el objeto sabía que lo estaban fotografiando y posaba para el fotógrafo, cosa muy difundida por los entusiastas de los OVNIs que gustan de darle consciencia a estas supuestas apariciones. Menciona que la secuencia fotográfica es de 4 imágenes, sin embargo el sitio UFO Sightings Daily sólo muestra 3, las más espectaculares, donde se ve en todo su esplendor un platillo volador. La que el reportero considera como primera imagen, se ve mucho más clara que las otras 3, aquí vemos la primera discrepancia de la nota, al parecer esta primera imagen y las otras 3 no son del mismo evento. En esa primera imagen, vemos un automóvil antiguo en el que hay una persona de sexo masculino recargada en él; podemos presumir, de acuerdo al relato de Estrada, que se trata de Alejandro Dueñas, pues Javier Torres es a quien se identifica como el fotógrafo. La imagen es una típica fotografía en blanco y negro en la que se muestra un objeto de forma indefinida en el cielo. El auto parece ser un Packard Clipper Sedan 4 puertas, cuyo diseño corresponde más a los modelos de entre 1941 y 1947 que a los de 1958, pero eso no nos da la fecha exacta de la imagen ya que no podemos saber si el automóvil era nuevo o un modelo anterior a la fecha de la toma de la imagen. Como lo comentaba, la imagen del automóvil y estas últimas no parecen corresponder al mismo evento ni al mismo paraje porque, mientras en la imagen del coche hay colinas y terreno alto, en las del platillo volador se ve un terreno plano, una especie de campiña o terreno de cultivo. 





Secuencia que aparece en el film canadiense de 1977 (Cortesía Leopoldo Zambrano)





Además el coche, que no se aprecia muy bien en la tercera imagen, no parece corresponder a la misma época que la de la primera imagen. Con la sospecha de que esa secuencia de tres fotografías podría tratarse de una broma más reciente, y con la molestia de que me parecían conocidas, realicé una búsqueda sistemática de platillos voladores en el cine con distintos criterios en varios idiomas, ya que no sería la primera vez que me topo con una imagen adjudicada a México correspondiente en realidad a otro país o a una película, como aquella supuesta fotografía tomada por un ingeniero de C. F. E. (Comisión Federal de Electricidad) de una esfera que había aterrizado en una carretera de Oaxaca, también promovida por Tercer Milenio allá por finales de septiembre de 2015, yo me enteré el día 22. Resultó ser en realidad una obra artística de un fotógrafo alemán llamado Alexander Kesselaar radicado en Australia. (Artículo aún en el tintero). La búsqueda no tardó mucho en dar frutos al encontrar un sitio francés, Cinemotions, que habla de cine, donde encontré una imagen exactamente igual a la tercera fotografía de la secuencia de Javier Torres, pero a color, aunque con el plato en diferente posición, era un fotograma de una película canadiense titulada: “L'Invasion des soucoupes volantes”, en inglés “Starship Invasions” de 1977, ahí entendí por qué se me hacía conocida la secuencia. Soy aficionado al cine de tipo “B” sin ser experto en el tema, una exigencia que me asigné por el estudio de los OVNIs, así que esa película estaba en mi acervo mental de filmes cutres de ciencia ficción; la razón, que ya antes me había topado con casos en que a distintos investigadores y grupos se nos habían hecho llegar imágenes sacadas de películas intentando hacerlas pasar por evidencia ufológica auténtica. Esta fue la razón para buscar la película en internet, cosa que no fue difícil, pues se encuentra de manera íntegra en Youtube, por lo que pronto hice una captura comparando la imagen 3 de la secuencia de Tercer Milenio y la imagen que había capturado de la película y coincidían perfectamente, salvo un pequeño detalle; el fotógrafo había hecho una toma más cercana, por lo que presumo que las imágenes se hicieron frente a la pantalla de un televisor, de ahí la falta de contraste y la diferencia con respecto a la primera imagen de la supuesta secuencia de 4 fotos. Era un hecho, la primera fotografía y la siguientes 3, no son del mismo evento». (Fuente: https://meditacionesdeunfumador.blogspot.com/2016/01/la-gran-pelicula-ufologica.html). Lo curioso es que pese a esta aplastante información aun, a día de hoy, existen medios y “divulgadores” que siguen recogiendo estas imágenes como ciertas.


¿UN CASO ABIERTO?

Pese a que la fotografía de Guanacaste se considera autentica por un gran número de aficionados e investigadores, la dudas e interrogantes están más que justificadas. Que no se haya podido acceder al negativo o a cualquier otro dato para poder verificar la fotografía elevan las interrogantes. Tampoco se explica ¿por qué tras un largo tiempo transcurrido para hacer pública la imágen, el autor no quiera colaborar? ¿Si la intención era dar a conocer este espectacular testimonio gráfico por qué tanto oscurantismo? ¿Que teme el fotógrafo después de tantos años?



En internet circulan imagenes falsas muy parecidas al caso de Costa Rica y que simulan ser antiguas capturas en blanco y negro.


La imagenes digitales de OVNIS guardan también semejanzas con el OVNI de Costa Rica.

Comparación.



Y para mayor desprestigio, en internet se pueden localizar imágenes generadas por ordenador que guardan muchas semejanzas con el platillo que aparece en la fotografía. Además la supuesta fotografía OVNI tiene un cierto halo de creación digital que no hacen sino evidenciar su más que posible origen fraudulento.  






JOSE ANTONIO CARAV@CA


Prohibido la reproducción total o parcial del material incluido en el presente blog sin previa autorización del autor. Propiedad de José Antonio Caravaca.


1 comentario:

  1. Que una foto sea o parezca antigua no quiere decir que no pudiese ser manipulada. Mi abuelo era fotografo profesional, de segunda generación en la familia y muchas veces nos enseñaba los pequeños trucos que se usaban para hacer composiciones, haciendo copias de copias incorporando recortes o con los liquidos de revelado para jugar con las exposiciones y los halos del negativo. Era su photoshop pero con sistemas mas rudimentarios

    ResponderEliminar